Cuento de los hermanos Pinzones

Una prueba de que el dinero no da felicidad, si no, hay que ser feliz con lo que nos apasiona.