adplus-dvertising

Claude Debussy: el compositor más destacado del siglo XX

"La belleza debe apelar a los sentidos, nos debe proporcionar un goce inmediato, nos debe impresionar e insinuar sin ningún esfuerzo de nuestra parte" – Claude Debussy.
Claude Debussy: el compositor más destacado del siglo xx

Claude Debussy, compositor francés más destacado del impresionismo musical. Con sus innovaciones armónicas logró abrir nuevos caminos hacia las nuevas tendencias musicales del siglo XX convirtiéndolo en uno de los padres de la música moderna.

A temprana edad, Claude demostró un interés por adentrarse a conocer los diferentes ritmos musicales; sin embargo, aún no tenía claro el camino de su vocación. A los seis años tuvo una primera introducción al piano; en ella reflejó el talento que comenzaba a caracterizarlo.

A consecuencia de la situación catastrófica que atravesaba su país natal, Francia, por la guerra franco-prusiana – 1870 –. Su familia tuvo que huir hacía la ciudad de Cannes donde se refugiaron con familiares de su madre. Ahí conoció a Mauté de Fleurville, discípula del reconocido compositor Frédéric Chopin, quien se sorprendió cuando Debussy comenzó a tocar el piano. Sus oídos se deleitaron con ese tocar peculiar.

Mauté ejerció una fuerte insistencia sobre los padres del artista, para que éste pudiera incursionar en el mundo musical y cultivara su vocación entre grandes compositores. Gracias a esa presión, Debussy logró entrar a la institución más prestigiada de Francia, el Conservatorio de Paris, a los diez años. Allí tuvo maestros destacados de la época como Lavignac, Marmontel, Ernest Guiraud.

La música como estilo de vida

Mientras el joven de 18 años se cultivaba con los conocimientos de sus grandes maestros conoció a una mujer rusa de un alto nivel económico, Nadezhda von Meck, famosa por relacionarse con el destacado compositor Tchaikovsky. Ella contrató a Debussy para ser el profesor de sus hijos, por lo que debía seguirlos a todos lados: viajes, conciertos, eventos y demás actividades.

Lo anterior le permitió y abrió las puertas para sumergirse en el mundo de la música culta de las grandes élites, a la cual nunca tuvo acceso. Además, dio paso a conocer a grandes artistas uno de ellos fue el director de orquestas, Richard Wagner, de quien tomó inspiración al escuchar su presentación Tristan e Isolda.

A pesar de obtener una notable evolución musical por los contactos adquiridos; dentro del Conservatorio había conseguido fama de músico revolucionario y los maestros no tenían buenas opiniones de él, debido a su falta disciplinaria.

Aun con todas las situaciones pesimistas que le rodeaban, logró obtener el Prix de Rome – beca del gobierno francés para estudiantes del arte –, la cual ganó por la cantata El Hijo Pródigo con el texto de Édouard Guinand.

last.fm

Las destacadas melodías de Claude Debussy

Hasta 1910 se dedicó, en su mayoría, a componer obras para piano. Instalado en Roma realizó nuevas composiciones al comité Grand Prix, entre ellas la suite sinfónica Printemps y una cantata titulada La Señorita Elegida, basada en el poema La doncella bienaventurada del escritor Dante Rossetti.

Al inicio del siglo XX se destacó con preludios que tuvieron gran relevancia en su carrera musical, como Estampas – 1903 –, una pieza característica por sus ritmos y texturas típicas de Indonesia y Bali. Sin embargo, y a pesar de tener una vasta selección de obras aún no era reconocido, ya había ganado prestigio en el gremio de la música, pero fuera de ese mundo nadie conocía sus obras.

El nombre de Claude Debussy obtuvo prestigio hasta el 30 de abril de 1902, después de que su pieza Pelléas et Mélisande –basada en la obra del poeta Maurice de Maeterlinck– sonó en El Teatro Nacional de la Ópera-Comique. Esa composición provocó una discusión por su trabajo tan fuera de lo común: un modernismo visible con un músico de prestigio.

El rastro que dejó Claude Debussy en la música moderna

Los ritmos de sus piezas tenían formas poco convencionales que se vieron influenciadas por la diversidad de viajes que realizó a Europa, pero también por las demás artes, en específico de la poesía y la literatura.

Su composición la evolucionó hacía el impresionismo, el cual rompe con la rigurosidad de lo tradicional para convertirlo en una expresión con libertad armónica y rítmica absoluta: incluir más sonidos, tonos, texturas. Un desafío para la voz humana.

En 1917 se vio por última vez al compositor arriba del escenario. El joven prodigio, que no sucumbió hasta encontrar su propia voz musical, murió el 15 de marzo de 1918 tras perder una lucha inalcanzable contra el cáncer. Su rastro queda impregnado dentro de las melodías que revolucionaron al mundo musical.

last.fm

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top