Un mensaje de otro mundo

Una carta navideña de Nikola Tesla a la Cruz Roja estadounidense

En 1899, mientras trabajaba en su laboratorio de Colorado Springs, Nikola Tesla descubrió unas señales rítmicas con ayuda de su transmisor de aumento. Aunque había detectado el ruido cósmico por primera vez, Tesla pensó que era una forma de vida inteligente de otro mundo tratando de comunicarse con la Tierra. Al año siguiente, la Cruz Roja le pidió que dijera cuál sería el mayor logro que podría tener la humanidad en el siglo que comenzaba. La siguiente carta fue su respuesta.

A la Cruz Roja estadounidense, Nueva York.
El pasado es glorioso y el futuro inspirador: podría decirse mucho sobre ambos. Pero una idea domina mi mente.
Esta idea, la mejor, la más querida, es para su noble causa.
He observado cierta actividad eléctrica [proveniente del espacio] que parece inexplicable. A pesar de que era incierta y débil, tuve la profunda convicción y presciencia de que en breve los seres humanos posarán su mirada en el firmamento, con sentimientos de amor y reverencia, fascinados con las buenas nuevas: «¡Hermanos! Tenemos un mensaje de otro mundo, desconocido y remoto. Dice: uno… dos… tres…»
Navidad de 1900

Nikola Tesla

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top