Lo mío es punto y aparte - Algarabía
Para escribir bien Te recomendamos leer

Lo mío es punto y aparte

«Lo mío es punto y aparte, tirame pa’ lante, calle, pero elegante.» Tego Calderón, Punto y aparte

El punto desfila con todo su redondo ser. Algunas veces es tajante; otras, dramático; si se encuentra cómodo, sólo es una pausa necesaria para continuar; es imprescindible. Así es él.

Evidentemente, con el uso del punto no se juega, puesto que nuestras palabras pueden ser el juez más duro e implacable. Pero esto no es únicamente una preocupación actual, ya que, desde el siglo XIV, Aldo Manuzio —de una tradición de impresores, quien fundaría una prolífica imprenta e inventaría una tipografía itálica— creó un manual invaluable para la historia de la puntuación, en el que discernía algunos criterios para la unificación del punto y, en general, del resto de los signos ortográficos.

Ahora bien, vayamos paso a paso o, en este caso, punto por punto; sólo dejemos para otra ocasión al rebelde e incomprendido punto y coma.

¿Cuándo se utiliza el punto y seguido?

Cuando queremos separar oraciones en un párrafo, lo que significa que continuamos con la misma idea después del punto. La primera palabra después del punto va en mayúsculas —con la enorme excepción de las abreviaturas —. Por ejemplo:

El jazz fue uno de los objetivos en el que dos estudiosos alemanes centraron sus ataques. Después de todo, el propio Adorno era un estupendo ejecutante de piano.

¿Cuándo usamos el punto y aparte?

Cuando queremos separar los párrafos que poseen contenidos diferentes entre sí, como:

Desde tiempos remotos, el hombre se preocupó por su higiene e implementó distintos métodos de aseo.

No cabe duda de que uno de los principales inventos de la humanidad es la ducha.

¿Cuándo podemos poner punto final?

Se coloca al cerrar un texto. Es el último signo de puntuación que pondremos, de ahí la expresión:

Le he puesto punto final a ese asunto.

Conclusión: el punto es el signo de puntuación que se utiliza en todos los alfabetos latinos. Hagamos caso a la paloma:

«Era una paloma —punto y coma—; se quedó sin nido —punto y seguido—. Pobre animal —punto final—».

Revista del mes

Buscador de Podcasts

Origen de los días de la semana

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

¡Curiosidades!

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar


¡Conviértete en un Algarabiadicto! Suscríbete a nuestro newsletter y recibe información exclusiva.