Radicales libres: todos los tenemos y así es como nos afectan

Aprende a proteger tus células
radicales-libres

Los radicales libres son moléculas reactivas que perdieron un electrón y «roban» otro a una célula cercana, dañando su composición. Se producen diariamente en nuestro organismo a través de las reacciones químicas naturales propias del metabólismo.

El tiempo de vida de un radical libre es de microsegundos, pero su corta estadía en nuestros cuerpos no nos hace inmunes a sus efectos. Un alto índice de radicales libres puede ser la causa de problemas de salud celular y orgánica. Afectan a nivel micro —con alteraciones de nuestro ADN— y a nivel macro —con problemas como debilidad y falta de elasticidad de la piel.

¿Qué provoca la producción de estas moléculas?

Nuestros hábitos pueden aumentar o reducir la cantidad de radicales libres que se generan diariamente, algunos factores que aumentan su producción son tan cotidianos que parecen imposibles de eludir como:

  • Exposición al sol: Especialmente si se hace por tiempos prolongados y sin la protección de un bloqueador solar.
  • Dieta no balanceada: Las grasas y los azúcares refinados desequilibran los antioxidantes.
  • Estrés: Estar estresado y no dormir suficiente perjudica la regeneración celular.
  • Fumar: Además de los efectos negativos al sistema respiratorio, el humo de los cigarros también afecta la piel.
  • Ejercicio en exceso: Para los deportistas de alto impacto el metabolismo se acelera tanto que genera un alto nivel de radicales libres, los efectos se perciben como sensación de agotamiento y problemas de rendimiento.

Radicales libres y la piel

El estrés oxidativo no permite que la piel se regenere, y ésta no es sólo el órgano más grande del cuerpo, también es nuestra barrera protectora de las inclemencias ambientales, por ello es importante cuidarla con antioxidantes.

Algunos de los efectos visibles en la piel están asociados con lo que se conoce como «envejecimiento prematuro» y vincula síntomas como flacidez, aparición de manchas de sol en rostro y manos, líneas de expresión marcadas y hasta un aspecto de cansancio.

Consumir alimentos como la zanahoria, acelgas, espinacas, tomate, frambuesas, fresas, almendras, nueces, caballa, atún, en fin, alimentos ricos en vitamina A, vitamina E, vitamina C, proteínas, minerales.

Dormir bien y beber suficiente agua ayudan al funcionamiento celular, además, minimizar el consumo de alcohol y el tabaco, lavar tu cara por la noche para quitar la suciedad del día y usar protector solar son algunas recomendaciones generales para proteger tu piel de los radicales libres.

Además de tener hábitos saludables, puedes recurrir a suplementos hechos con antioxidantes, como el superóxido dismutasa que se encuentra en SODimel, un aliado para reforzar tu salud desde el interior de cada célula hasta la tersa.

Entra aquí para conocer más de SODimel

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Scroll to Top