‘Palomilla devora nopales’ está a punto de llegar a México

En caso de que la palomilla ingrese, más de 300 mil toneladas de pencas se verían afectadas

En México 107 especies de nopales nativos y cultivados se encuentran en riesgo ante la probable llegada de un insecto invasor proveniente de Sudamérica, conocido como ‘palomilla del nopal’.

Juan Enrique Fornoni Agnelli, investigador del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, advirtió que aunque todavía no llega a territorio nacional, el riesgo de que ingrese es alto.

“Hoy lo tenemos a 800 kilómetros de la frontera con Tamaulipas, en el Golfo de México, está muy cerca de entrar al país. Es una de las 20 especies que se monitorean en todas las aduanas de México, por el alto riesgo que tiene para la seguridad fitosanitaria del país”, señaló.

Fornoni alertó que en caso de que la palomilla ingrese, más de 300 mil toneladas de pencas se verían afectadas.

La ‘palomilla del nopal’ pondría en riesgo la producción de 350 mil toneladas al año en México. Cuartoscuro

“Se producen 350 mil toneladas de penca al año, con cerca de 50 mil productores involucrados en varios estados del país. Hay muchas afectaciones potenciales, no solo a la economía, sino también al desarrollo social de muchos sitios del país, además de los efectos en los recursos genéticos que tiene México como reservorio y centro de biodiversidad, donde las cactáceas han sido domesticadas”.

Esta no es la primera vez que el país registra la presencia de este insecto, pues en 2005 se detectó en Islas Mujeres e Isla Contoy, en Quintana Roo, sin embargo, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SAGARPA) logró controlar la invasión.

¿Cómo actúa la ‘palomilla del nopal’?

El insecto tiene un alto potencial de consumir los nopales mexicanos, tanto los que se usan con fines comerciales como las especies nativas.

Lo que hace esta palomilla es comerse la penca por dentro y de esta manera pudre al nopal entero, lo que lleva a que la producción de este alimento se reduzca en grandes niveles.

Fornoni Agnelli explicó que este insecto fue paradigmático para el control biológico de las nopaleras ruderales, es decir, especies de cactáceas, que fueron promovidas en otras partes del mundo y se volvieron plaga.

“En Australia los ganaderos quisieron controlar esta plaga y buscaron un enemigo natural de este cactus, y lo encontraron en Sudamérica, donde existen especies de nopales parecidas a las que hay en el resto de América”.

Sigue leyendo en El Financiero: Evita que el SAT los detecte estos traspasos como ingresos

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Scroll to Top