No hay droga más fuerte que el amor

Editorial Algarabía 117, edición junio 2014, «Especial sobre drogas».

Y eso lo podrá comprobar cuando lea el artículo que sobre este tema escribió en este número especial de drogas de Algarabía, nuestro científico de cabecera —recomiendo que todos tengan uno— Luis Javier Plata Rosas.
El amor altera nuestra forma de ver la realidad, incide en nuestro estado anímico, nos causa dependencia y, cuando nos falta, sentimos que morimos en un síndrome de abstinencia espantoso; una droga hecha y derecha. Tan droga como el opio y la ruta que sigue para distribuirse en el mundo, y que presentamos en el mapa del mes, y tan droga como el azúcar que en forma de refrescos está afectando a gran parte de la población de México.
Y sí, este número especial no es ni de lejos una apología de las drogas —¡faltaba más!— sino un recorrido que, a la manera de Algarabía, habla del mundo de las drogas, desde las legales hasta las ilegales —incluso de por qué lo son—, su historia, sus variedades, la jerga que las rodea, y asimismo pondera los efectos y las políticas aunadas a ellas.
Por ello hablamos de Aldous Huxley y sus «puertas de la percepción», su soma y su Brave New World; presentamos un vistazo a Trainspotting: ese gran filme de Danny Boyle sobre un grupo de heroinómanos escoceses; el genio y figura de Keith Richards —¿qué mejor emblema de las drogas y el rock?—, y sondeamos en el origen de ese objeto del afecto de muchos: la jeringa hipodérmica.
¿En qué consisten el síndrome de abstinencia y el efecto antabús? ¿Qué se considera dopaje? ¿De dónde viene la palabra droga? ¿Cuáles son las drogas naturales producidas por el cuerpo? ¿Por qué la cafeína es la única droga 100% legal del mundo? Y, ¿cuáles son los 10 países que más se automedican?
Todo esto aderezado por el uso de los verbos reflexivos, un recorrido por las boticas y los anuncios de medicamentos de antaño; por un artículo de las drogas como tema en la pintura; por un aunque usted así lo crea de que fumar mota hace menos daño que el tabaco; una anécdota sobre el consumo de «chuchulucos» —anfetaminas— para adelgazar; y un artículo from de bottom of my heart sobre mi admiración y amor incondicional por los fármacos.
Ojalá, queridos lectores, que este número les sea divertido y esclarecedor. Los dejo con él.

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top