Mito: en Japón no hay ejército

De acuerdo con el artículo 9° de la Carta Magna japonesa, sólo puede actuar en caso de estricta autodefensa.

El 2 de septiembre de 1945 el ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Mamoru Shigemitsu, firmó la rendición del país nipón, ante la incapacidad de su ejército para enfrentar el contrataque de los países Aliados al final de la II Guerra Mundial. Los bombardeos sobre Hiroshima y Nagasaki, en agosto del mismo año, habían anulado cualquier posibilidad de seguir resistiendo después de cuatro años de guerra.

Con dicho documento los EE. UU., por medio de su Departamento de Guerra, «forzaban» al país asiático a adquirir una constitución pacifista; es decir, Japón se comprometió a nunca más tener un Ejército, declarar la guerra ni aplicar una política ofensiva.

Foto de Priscilla Du Preez en Unsplash.

Sin embargo, pese a que —después de siete décadas— esta regulación sigue vigente y que, de acuerdo con el artículo 9° de la Carta Magna japonesa, esta nación sólo puede actuaren caso de estricta autodefensa, Japón sí posee un cuerpo armado ―supervisado por los EE. UU.―compuesto por 250 000 «funcionarios civiles» para su defensa terrestre, marítima y aérea, al grado de que cuentan con mejor y mayor armamento que naciones como Sudáfrica, Irak o Arabia Saudita. Por otra parte, EE. UU. mantiene bases militares por todo Japón.

El servicio militar para cualquiera de estas fuerzas dura tres años, mientras que el tiempo de capacitación para los profesionales es de cuatro a seis años, sobre todo para fungir como médico militar. Al terminar, los egresados pueden abandonar las «fuerzas armadas», si es que prefieren incorporarse a otra actividad civil.

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top