«Like a Rolling Stone» Bob Dylan (1965)

El éxito musical de los años 60 y Dylan.

En 1965 Robert Allen Zimmerman —quien ya había cambiado su nombre a Bob Dylan— emprendió una difícil gira por el Reino Unido. Estaba ansioso por salir del género folk con el que la generación hippie lo reconocía, y aunque la canción «Subterranean Homesick Blues» —una de sus primeras interpretaciones «eléctricas»— llevaba semanas sonando en la radio, el público parecía interesado sólo en sus canciones acústicas, como «The Times They Are-A Changin».
Dylan estaba exhausto y frustrado. Esto, aunado a sus frecuentes desencuentros con la prensa, lo hicieron considerar retirarse de la música.

Durante la gira, Dylan comenzó a desahogarse con un poema de diez páginas; en entrevistas posteriores aseguró que se trataba tanto de un «largo vómito» como de una «venganza», pero que jamás lo concibió como una canción, hasta que un día empezó a leerlo en voz alta junto al piano. Del texto original, eligió estos párrafos para la versión musical:
Like a rolling Stone
Once upon a time you dressed so fine
You threw the bums a dime in your prime, didn’t you?
People’d call, say, «Beware doll, you’re bound to fall»
You thought they were all kiddin’ you
You used to laugh about
Everybody that was hangin’ out
Now you don’t talk so loud
Now you don’t seem so proud
About having to be scrounging for your next meal.
How does it feel
How does it feel
To be without a home
Like a complete unknown
Like a rolling stone?
You’ve gone to the finest school all right, Miss Lonely
But you know you only used to get juiced in it
And nobody has ever taught you how to live on the street
And now you find out you’re gonna have to get used to it
You said you’d never compromise
With the mystery tramp, but know you realize
He’s not selling any alibis
As you stare into the vacuum of his eyes
And say do you want to make a deal?
You never turned around to see the frowns on the jugglers and the clowns When they all come down and did tricks for you
You never understood that it ain’t no good
You shouldn’t let other people get your kicks for you
You used to ride on the chrome horse with your diplomat
Who carried on his shoulder a Siamese cat
Ain’t it hard when you discover that
He really wasn’t where it’s at
After he took from you everything he could steal.
Princess on the steeple and all the pretty people
They’re drinkin,’ thinkin’ that they got it made
Exchanging all kinds of precious gifts and things
But you’d better lift your diamond ring, you’d better pawn it babe
You used to be so amused
At Napoleon in rags and the language that he used.
Como una piedra rodante
Hubo una época en la que te vestías muy bien
lanzabas una moneda a los vagabundos desde tu pedestal, ¿verdad? La gente te advertía «Cuidado, muñeca, vas a caer»
Tú pensabas que bromeaban.
Solías reírte de todos los que dejabas plantados.
Ahora ya no hablas tan alto, ahora ya no pareces tan orgullosa
de tener que mendigar por tu siguiente comida.
¿Cómo se siente?
Cómo se siente no tener un hogar
como una completa desconocida,
como una piedra rodante
Fuiste al mejor colegio, muy bien.
Señorita Solitaria,
pero sabes que sólo lo usaste
para aprovecharte.
Nunca nadie te había enseñado
cómo vivir en la calle
y ahora te das cuenta
de que tendrás que acostumbrarte.
Dices que nunca te comprometerías
con el misterioso vagabundo,
pero ahora descubres
que él no vende ninguna coartada,
mientras miras fijamente el vacío de sus ojos
y le preguntas: «¿Quieres hacer un trato? »
Nunca volteaste a ver
los ceños fruncidos de los malabaristas
y de los payasos
cuando venían y hacían sus trucos para ti.
Nunca comprendiste que eso no estaba bien,
Que no deberías permitir que otras personas
recibieran los golpes por ti
Solías cabalgar sobre un caballo cromado
con tu diplomático
que llevaba en su hombro un gato siamés.
¿No fue duro cuando descubriste que
él realmente no estaba donde está ahora
luego de robarte todo lo que tenías?
La princesa en la torre.
To be on your own
En junio de ese 1965 Dylan compró su primera guitarra eléctrica, una Fender Stratocaster, y comenzó a trabajar en el disco que después sería Highway 61 Revisited, producido por Tom Wilson.
Dylan nunca escribió la partitura, así que la melodía tuvo 
que ser descubierta en las sesiones de grabación. Se mostró decepcionado cuando Mike Bloomfield, el guitarrista, propuso un ritmo de blues: «No quiero nada parecido a B.B. King». Nadie sabía qué estaba buscando. Al día siguiente, Wilson invitó a Al Kooper —por aquel entonces un guitarrista novato de 21 años— a escuchar la sesión. Kooper, fanático de Dylan y buscando la oportunidad de grabar con él, se coló
 en la cabina y consiguió un lugar frente al órgano,
aún cuando apenas sabía tocarlo: «Iba un octavo
de nota retrasado, quería estar seguro del acorde
antes de atreverme a presionar la tecla». Wilson
estaba furioso, pero Dylan se mostró encantado con
el sonido.
How does it feel?
El título de «Like a Rolling Stone» está inspirado en la canción «Lost Highway» (1949), de
Hank Williams. La grabación definitiva fue conseguida en la toma 4, pero Dylan grabó 20 versiones de la canción, que al final tuvo la insólita duración de seis minutos.
Los ejecutivos de la Columbia Records pensaron que era demasiado larga
 para un «éxito comercial» y decidieron mantenerla «enlatada» hasta que uno de los demos fue llevado a una estación de radio en Nueva York, donde el clamor popular exigió copias a la venta. Cuando las estaciones de radio comenzaron a pasarla cortada, el público los forzó a transmitirla entera.
Hasta hoy sigue siendo el mayor éxito comercial de Dylan
 y una de las canciones más emblemáticas de los años 60, inspirando a los músicos —no sólo de rock— a componer melodías que duraran más de tres minutos —como exigía
 la industria—, con técnicas más atrevidas y con letras provocadoras. A comparación de otras canciones que llegaban a los primeros lugares en aquella época —estuvo doce semanas en el segundo lugar del Billboard—, «Like a Rolling Stone» no habla de amor, su letra es de resentimiento y burla, en ella se critica a una chica que, en otro tiempo, tuvo una situación acomodada y ahora mendiga por comida.
Termina de leer este artículo en Algarabía 164.

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top