Huevos Benedictinos

Prepara la receta del desayuno favorito del Papa Benedicto XIII.

Los Huevos Benedictinos son un platillo anglosajón que unos dicen fue inventado en Estados Unidos para un matrimonio de apellido Benedict, otros dicen que fue un ciudadano estadounidense mientras vivía en Francia, y otros más dicen que el papa Benedicto XIII pedía desayunar huevos sobre una rebanada de jamón y una de pan bañados con una salsa holandesa.

La popular receta se pasó de boca en boca conquistando paladares europeos y estadounidenses. Aquí te traemos una versión de la receta para que sea tu desayuno en un fin de semana.

Cómo hacer Huevos Benedictinos

Dificultad: Fácil
Tiempo total: 20 m
Elaboración: 15 m
Cocción: 5 m

Para 4 personas
Salsa holandesa
2 cucharadas de vinagre de vino blanco
1/2 cucharada de hojas de estragón fresco o seco
5 Granos de pimienta martajados unidades
1 cucharada de agua
3 Yemas
200 gramos de mantequilla derretida y tibia
Gotas de jugo de limón al gusto
Sal al gusto
Pimienta al gusto
Huevos pochados
4 Huevos frescos
1/2 cucharada de vinagre
1 cucharada de sal

Presentación
2 Panes tipo English Muffin
4 rebanadas de lomo canadiense
Hojas de tomillo fresco al gusto

Salsa holandesa
Hierva en una cacerola pequeña el vinagre, el estragón, la pimien­ta y el agua hasta que se evapore la mitad del líquido.
Cuele y deje enfriar.
Mezcle en un tazón de acero inoxidable las yemas con la mezcla de vinagre que redujo.
Ponga el recipiente a baño María a fuego alto; con un batidor de globo bata la mezcla hasta que espese.
Añada lentamente, sin dejar de batir, la mantequilla derretida.
Agregue sal y pimienta al gusto y algunas gotas de jugo de limón.
Retire del fuego y reserve.

Foto: PequeRecetas

Huevos pochados
Caliente a fuego medio en una olla 3 tazas de agua con el vinagre y la sal. Rompa un huevo en un tazón pequeño, cuidando que la yema no se rompa.
Mueva con una cuchara el agua de forma circular y hacia un solo sentido.
Añada lentamente y de una sola intención el huevo y cuézalo de 3 a 5 minutos.
Sáquelo con una espumadera y colóquelo en un tazón con agua tibia.
Repita este paso con el resto de los huevos y resérvelos.

Presentación
Abra los panes por la mitad y tuéstelos en el tostador o en el horno.
Coloque cada mitad en un plato individual y distribuya encima las rebanadas de lomo canadiense y los huevos pochados.
Báñelos con la salsa holandesa, espolvoréelos con hojas de tomillo fresco y sirva.

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top