El Quijote y Shrek

Si eres amante de la lectura y has visto Shrek, seguro habías ubicado la similitud de estas historias.

Hoy miré por la ventana una nube. En ella descubrí la forma de un caballero con lanza que hirió a otra nube; como consecuencia, comenzó a llover. No sé realmente si la figura que vi es un invento o el recordatorio de que el quijote vive más que cervantes, vive más que ustedes mismos y que yo.

Cuando me enfrento a los jóvenes e intento explicarles lagrandeza de este personaje, la misión se vuelve de altoriesgo. Insinuar siquiera que lean dos imponentes tomos suscita la burla.

No cabe duda de que don Quijote ha cabalgado entre los lectores sufriendo o ganando con cada lectura una nueva interpretación. Él y Sancho encarnan la lucha entre las dos posturas humanas, el idealismo y el realismo; es una severa crítica a la política de su época, una despedida nostálgica de la Edad Media y el enfrentamiento del individuo ante un mundo moderno y hostil.

Todo esto suena muy bien, pero no son argumentos que convenzan a los jóvenes para acercarse al Quijote.Consideré entonces que las aventuras de Quijano debían ser traducidas y fue entonces que pensé en Shrek como recurso. Espero que los puristas literarios no se ofendan. La idea vino a mí al ver al verde ogro vestido con armadura. Ambos son lo opuesto al caballero andante.Uno es un ogro, villano por excelencia; el otro es un anciano, antítesis del héroe occidental.

Toda época de crisis engendra la parodia como obra de la saturación, cada época se encuentra al fin de su ruta con las ilusiones perdidas por la muerte de la utopía que le dio origen. El Quijote y Shrek son parodias de géneros similares; la novela de caballería y el cuento de hadas.

En su origen, los cuentos de hadas no estaban destinados al público infantil, sino que eran historias iniciáticas tribales; posteriormente, leyendas morales que procuraban orientar a los individuos de una sociedad. La novela de caballería surge en la Edad Media como idealización del caballero de las cruzadas y exalta sus virtudes y heroísmo; en esta aventura, el caballero, como el príncipe del cuento folclórico, se enfrenta a uno ponente representado por un ogro, un dragón, un mago, entre otros. Su premio al final de la historia es la dama virtuosa. Por otra parte, el Quijote intenta ridiculizar la novela de caballería y retratar la épica de la vida real, el héroe moderno que se enfrenta a la difícil e imposible batalla de empatar la realidad con sus aspiraciones. Cervantes se burla del idealismo fantástico de las novelas de caballería, como Amadís de Gaula.

Shrek actúa de modo similar: se mofa delos cuentos infantiles, que no son otra cosa que leyendas de época que promueven un mundo idílico y perfecto,donde la mujer es una hermosa dama pasiva y el príncipe un gentil caballero.Es probable pensar que el cuento tradicional se encuentre en crisis,puesto que los valores que estas narraciones intentaban transmitir son obsoletos en nuestra época. El de Shrek obedece a la fábula tradicional: las acciones y personajes se estructuran tal y como señala Vladimir Propp respecto de los cuentos de hadas. La trama se resume en un héroe que sale de su aldea para rescatar a una princesa de las garras de un dragón. Hay un villano que se opone al compromiso del héroe y la princesa.El personaje de burro actúa como ayudante del héroe. El beso es el elemento mágico que rompe el hechizo al que la princesa está condenada y la conclusión es idéntica al final tradicional: la boda que representa el final feliz.

En El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Alonso Quijano ha enloquecido por la lectura de las novelas de caballería, por lo que decide, a sus 50 años, dar vida a aquello que lee. Desencantado, en un imperio agónico, decide ir por los caminos de la Mancha vestido como caballero, con la misión de «desfacer entuertos, salvar princesas, luchar contra dragones», etcétera. Sancho,además de fungir como su ayudante, es su contra parte. La acción es simple: el Quijote se involucra en eventos cotidianos que pasan a ser grandes aventuras gracias a la imaginación del protagonista. Realmente no pasa nada, la realidad no se transforma: la transformación se da en la psicología de los personajes y —me atrevo a decir—en el lector.

La temporalidad se ve alterada en ambas historias. En El Quijote causa risa que la nostalgia por el pasado provoque que un viejo loco salga a la «modernidad» de entonces, con una armadura caduca, a luchar por los valores medievales. En Shrek, la carcajada viene cuando, en un mundo aparentemente medieval, se entromete la modernidad: vemos al imperio Disney aparentando ser un castillo feudal, a un hada madrina cuya labor se parece a la de un cirujano plástico y un Starbucks con caracteres medievales. La realidad rebasa e invade la ficción idílica.

Tanto en la película Shrek como en el libro de Cervantes, los personajes se saben entes de ficción. En El Quijote sucede cuando se encuentra con que su historia ha sido escrita por un tal Cide Hammete Benengueli y ve que el libro se vende con éxito en una librería. En otros momentos, él mismo se asume escrito por un tal Cervantes e incluso entra a la imprenta donde el libro se produce. Nuestro verde personaje, por su parte, mira a la cámara, habla con el espectador y son sus toscas manos las que pasan las hojas del cuento que se nos narra.

Los dos personajes tienen una amada por quien luchar. Ninguna de ellas cumple con el estereotipo de la princesa y mucho menos del rol model femenino que senos ha vendido desde la Edad Media. Dulcinea es una porquera vulgar, tosca y malhumorada; Fiona, una ogresa gorda y fea. Los personajes no son lo que debieran, porque intentan comunicarnos que la verdades relativa; que es más factible encontrar amadas como Fiona o como Dulcinea que como Nicole Kidman y la Bella Durmiente; que nuestros sueños son más la locura del Quijote que los trabajos de Hércules y que nuestros maridos desarrollan con mayor facilidad la estética figura de Shrek que la silueta de Brad Pitt.

Todos conocemos al Quijote y a Shrek. Hoy más que nunca, el ingenioso caballero se pasea. Y puede que mi ventana sólo sea la computadora desde la que escribo y la nube a la que aludí antes, sólo una mancha de tinta en la memoria; parte de un texto impreso, Internet o el cine. Pero no cabe duda de que quizás en esas ventanas surge un ser más auténtico que nosotros, que sólo somos seres incompletos, compuestos de sueños y realidades, buscando que estos dos mundos empaten algún día.

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top