El orden de la oración

Todo tiene un orden y las oraciones de la vida diaria, también lo tienen.

La fórmula Sujeto Verbo Objeto SVO— designa el tipo de ordenamiento de los elementos de una oración en una determinada lengua; es el orden más común en la mayoría de las lenguas occidentales y en un buen número de orientales. Y es que tiende a ser el orden predeterminado, porque el verbo se usa para dividir el sujeto —quien «efectúa alguna acción»— del predicado —la «acción misma»1 (No todos los verbos son acciones pero simplifiquémoslo por ahora.) —, sin necesidad de usar partículas para indicar dónde empiezan o terminan ambos.

Algunos ejemplos de lenguas que utilizan esta secuencia son: el inglés, el italiano, el alemán, el francés, el español, el portugués, el swahili, el indonesio y el chino.

Foto de Ketut Subiyanto para pexels

Un ejemplo es: Los niños comieron manzanas.

S V O

Pero este orden en español puede cambiar por distintos motivos, porque nuestro sujeto se puede omitir, por ejemplo en:

Manzanas comieron los niños.

o

Comieron manzanas los niños.

De hecho, también puede cambiar cuando hay una pregunta:

¿Comieron manzanas los niños?

o

¿Los niños comieron manzanas?

o, incluso,

¿Manzanas, comieron los niños?

Aunque suene raro, en español se usa con mucha frecuencia:

¿Mañana irán al colegio los niños? ¿Sabremos quién será el ganador del concurso?

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top