Diáspora

Origen y significado de la palabra diáspora.

La primera vez que escuché la palabra diáspora fue de niña, en una reunión que mis padres organizaron para celebrar el Año Nuevo. Un joven muy guapo, de color tostado y con ojos azules, contaba a la concurrencia que había salido de Cuba junto con la diáspora cubana.
Lo primero que se me ocurrió al escucharlo fue: «Pobre hombre, esa enfermedad debe de ser implacable; por algo salió de Cuba sin decir adiós. Debe de sufrir tanto».
La plática continuaba mientras él rememoraba La Habana Vieja, el malecón y demás cosas lindas que hay por allá. De repente su voz cambió, pues dijo que lo que más le dolía era que sus paisanos lo llamaran «gusano». «Bueno», pensé, «esto sí que es el colmo, se fue de su tierra por una enfermedad incurable y, encima de todo, tiene que soportar que la gente de su propio país lo insulte resaltando todos esos síntomas que le derivan de la enfermedad. Ya no hay sensibilidad en este mundo.»
Cuando terminó la reunión, me fui cabizbaja a mi habitación y no dejaba de pensar en la vida que llevaba ese hombre. No podía dormir imaginando la situación tan terrible por la que ese cubano y su familia atravesaban, y daba vueltas y vueltas en la cama cavilando cómo ayudar, con quién acudir. Después de divagar por un rato, se me ocurrió que lo mejor era buscar el significado de esa palabra en el drae y resultó que yo había construido mi propia novela, ya que diáspora significa: «una dispersión de grupos humanos que abandonan su lugar de origen», y la más común es la diáspora judía.
Como ven, muchas veces hacemos versiones alternas de la realidad, todo por no conocer el significado de las palabras. Aunque a mí, en particular, creo que nunca se me olvidará lo que quiere decir.
s50-palabrota

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top