Desprecio por la fama

Curie le daba poca importancia a los asuntos mundanos y volcaba toda su atención en la ciencia.

Después del prestigio que alcanzaron con sus descubrimientos sobre la radiactividad, los Curie no se esforzaban en disimular el aburrimiento e impaciencia que les provocaba el interés de los admiradores, siempre ansiosos de comunicar su entusiasmo ante la presencia de la genialidad.

Curie le daba poca importancia a los asuntos mundanos y volcaba toda su atención en la ciencia, pasión que le costó la vida.

En 1904, Marie escribió: «Siempre hay un alboroto. La gente nos impide trabajar. Ahora he decidido ser valiente y no recibir visitas, pero de igual modo me importunan. Nuestra vida ha sido completamente arruinada por los honores y la fama».

Ève Curie cuenta que en cierta ocasión sus padres se encontraban en una cena con el presidente Émile Loubet en el Palacio Elíseo, cuando una dama se aproximó a Marie para decirle:

—¿Le gustaría que le presentase al rey de Grecia?

—No veo la utilidad en ello —respondió de forma seria y cortés.

Ante el desconcierto de su interlocutora, Marie reparó en que se trataba de la primera dama, Mme. Loubet. Y entonces, se apresuró a agregar:

—Pero si a usted le resulta importante, haré lo que usted desee…

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top