Caer el veinte
De dónde viene

Caer el veinte

Antes de que el peso se devaluara una vez, en 1976, y varias veces más en la década de 1980, y antes de que la inflación llegara a grados infinitos a principios de los 90, al punto de tener que quitarle tres ceros al peso y volver a hablar de miles y de cientos, para dejar atrás los millones y billones.

s48-Dedónde-1

Y antes, mucho antes de tener estas minimonedas de aleación que tenemos hoy en día, existieron —y por largo tiempo— algunas monedas y billetes de las que hoy ya nadie —o casi nadie— se acuerda, pero que tuvieron gran fama y renombre en su tiempo.

Se trata de los quintos —que eran monedas de 5¢ acuñados con cobre y que tenían la efigie de doña Josefa Ortiz de Domínguez—, los veintes —que también eran de cobre y tenían la de Benito Juárez— y los tostones —de 50¢—, que tenían la imagen de Cuauhtémoc y eran plateados —alguna vez fueron de plata.

s48-Dedónde-2

Las tres monedas convivieron cordial y cotidianamente durante muchísimos años en una época en la que el poder adquisitivo era todavía, si no grande, sí decente. Con
 tres quintos podías comprar un Gansito y dos chicles Motita —unos chicles alargaditos sabor tutti fruti—; mientras un tostón te alcanzaba para un refresco y unas papas o para una torta, según la época, porque, como podrán imaginarse, queridos lectores, cada día alcanzaba para menos.

Pero lo que aquí nos incumbe es el veinte, que 
alcanzaba para una paleta helada o para diez Miguelitos, y también lo podías dar de propina, pero, y sobre todo, servía para hablar por teléfono. La única forma de usar un teléfono público era si tenías veintes a la mano, y mucha paciencia, porque encontrar uno que sirviera era más que una odisea.

s48-Dedónde-3

La cosa es que metías el veinte en la ranurita, marcabas y, cuando te contestaban, el veinte caía; entonces ya podías hablar y te podían oír. Bueno, pues de ahí la frase de «¡ya me cayó el veinte!» para decir que ya entendiste, que ya sabes de lo que te están hablando o que por fin captaste la idea. Esa frase la seguimos usando, pero quizá muchos ya no supieran de dónde viene el veinte.

 

 

También te interesará conocer:

¿A dónde con el donde?

¿A dónde van las palabras que no se quedaron?

¿De dónde viene la palabra «vampiro»?

«Muñequita de sololoy», ¿de dónde viene esta frase?

 

  • Pingback: No me forces a que te torce el brazo()

  • Ricardo de la Torre

    Amigo, gracias por la interesante información. Sin embargo te hago una precisión. Las monedas de 20 centavos no llevaban a Juárez sino la pirámide de Teotihuacán y los rayos con el gorro frigio. La moneda de Juárez era la de 10 centavos. Por tanto, no eran tres las monedas de cobre coexistentes en su momento sino cuatro.
    Saludos!

  • Roger Gamez

    ahora que leo esto ya me cayo el veinte

Newsletter Algarabía

Palabras sobre palabras

Algarabía niños

Publicidad

Crea y personaliza

Revista del mes

Libro del mes

Taquitos de lengua

Algarabía en SDP noticias

¡Recomiéndamesta! con Ana Julia Yeyé

Publicidad