Chile para todos

Un libro con datos, frases, canciones y hasta albures sobre el chile.

Porque el chile es omnipresente, tiene el don de la ubicuidad, porque al mismo tiempo que pica en la cocina, enchila y arde en el orgullo; porque es todo pasión y se encaja en el habla y en la lengua, por esto y más, Algarabía editorial se complace en presentarte el libro Chile para todos, que está literalmente picante.
Con sus citas, anécdotas, datos históricos, canciones, albures y muchísimo más, este libro tiene la intención de compartirte la esencia mexicana del chile. Bien haría en decir cualquier mexicano, orgulloso y compartido: «¡Chile para todos!».
A continuación, una muestra de lo que viene en este delicioso y adictivo libro:
– El nombre del chile proviene del náhuatl chilli, mientras que su sinónimo ají, tan usado en España y otros países de Latinoamérica, tiene
 su origen en las lenguas arahuacas —familia de lenguas indígenas del Caribe y Sudamérica, entre las que se incluye el taíno, hablado en Cuba—.
Yo soy como el chile verde, llorona, picante, pero sabrosa. «La llorona», canción popular mexicana
– La capsaicina es la sustancia responsable del sabor picante de los chiles. Es un agente muy poderoso que no posee olor, color 
ni sabor propios; el sabor de cada especie de chile lo 
dan las sustancias que acompañan a la capsaicina.
 Como respuesta a ello, el cerebro libera endorfinas que incrementan el metabolismo, proporcionan bienestar, producen mayor liberación de saliva, causan transpiración, ardor de lengua y enrojecimiento de la cara.
– Los mexicanos comen alrededor de 15 kg anuales de chiles per Cápita, lo que equivale a ¡1.25 kg al mes! Éste es el promedio más alto del mundo.
– «Cuando andes a medios chiles, búscate medias cebollas.» Esta frase se le dice a los borrachos a manera de consejo para que, cuando estén tomados ⎯«a medios chiles»⎯ coman cebollas en vinagre para, de acuerdo con la sabiduría popular, contrarrestar los efectos del alcohol.
– En la magia negra se cree que el chile sirve para lograr separaciones de parejas y propiciar peleas entre personas.
– «En México, hasta lo que no pica, pica». Decir de mi tía española.
– Buena parte de los chiles consumidos en México son secos. Al deshidratarlos, es posible conservar sus propiedades picantes y obtener diferentes texturas y nuevas tonalidades de sabor.
Datos y frases del libro Chile para todos, de la colección Vicios.

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Scroll to Top