adplus-dvertising

Chilangos y sus chingadas palabras

por El Chilangonario
Diseño sin título (16)

Bienvenido a tu primera clase de palabras chilangas, impartida por mi carnalito, El Chilangonario. 

Hey, qué pedorrito, raza. Ya se la sándwich, para visitar a la Capirucha ahora resulta que necesitan traductor para entendernos. Lo que no saben es que ustedes parlan pior, mis estimados, pero ya, dejemos atrás las asperezas porque estoy aquí para tirarles paro. 

Conversación 1 

A continuación una conversación entre dos carnales —hermanos de sangre, pues—: 

  • ¡Cámara, hijo!, ya apriétale que no vamos a agarrar pecerdo.
  • Oh, chingá. Uno no puede aflojar la calaca en paz. Dile a tu tío que aguante vara y no se pase de manguera. 

Traducción: 

  • ¡Órale, hermanito! Ya salte del baño porque nos va a dejar el camión.
  • Oh, caramba. Uno no puede defecar en paz. Avísale al conductor que nos espere tantito y no exagere con su actitud.

Conversación 2 

Ahora es una discusión entre una pareja: 

  • Vas y chingas a tu madre, me cae que estás remal de la sesera.
     
  • ¿Cómo chingados iba a saber que era un conejo ponedor?
  • See, see. ¿Y se llamaba Sancho, no? 
  • Y dale con la burra al trigo… ya deja de hacerla de jamón con eso, ya te dije que es secre de mi jefecita. 

Traducción: 

  • Vete al demonio, estoy seguro(a) que tienes problemas en la cabeza.
  • No pude adivinar que se trataba de un(a) ladrón(a).
  • Claro, por supuesto. ¿Así se llama tu amante, cierto?
  • Cómo insistes… por favor, en repetidas ocasiones te mencioné que sólo se trata del(a) ayudante de mi madre.

Conversación 3 

Finalmente, una cháchara entre cuadernos —amigos, pues—:

  • ¿Qué hongo, mi ñero?
  • ¡Qué tranza, mi valedor! Se ve que ya salistes del tambo,se te da el verbo, ¿vea’?
  • Ots, si ya sábanas, ¿pa’ qué cobijas? Límpiate que a ti ni te achilillaron los cuicos. 
  • No te creas, me tuve que zampar la kawazaki pa’ pelarme a la chingada.
  • Jajaja. Che chilletas. 

Traducción: 

  • Hola, ¿cómo estás, amigo?
  • ¡Qué sorpresa, compañero! Lograste salir de la cárcel por medio del diálogo, ¿verdad?
  • Por supuesto, si ya sabes, ¿para qué preguntas? Tú tuviste suerte porque ni siquiera te atraparon los policías.
  • No fue tan fácil, tuve que beber completa mi cerveza de litro para salir corriendo a mi casa.
  • *risas*. Pobre llorón.

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top