adplus-dvertising

Bye, bye, Alcatraz

por El Chingonario
Diseño sin título (6)

Hoy, 21 de marzo de 2022, marca el 61° aniversario —a menos que estés leyendo esto tiempo después— de la clausura de la prisión federal ubicada en la isla de Alcatraz. Sin embargo, esta pequeña islita ha tenido una buena cantidad de rebranding desde que aún había españoles hasta allá. 

La chingada historia 

Ubicada en la bahía de San Francisco, California, la «Isla de los Alcatraces» fue bautizada así por el gachupín Juan Manuel de Ayala en 1775 —porque, al parecer, «alcatraz» en español antiguo significaba ‘pelícano’—, sin embargo, aquella isla es la que hoy en día se llama la isla de Yerba Buena, la que conecta a San Francisco con Oakland. Años más tarde, el gringo Frederick W. Beechey pasó el nombre de Alcatraz a la isla que nos interesa. 

Y ya nos la sabemos: México se independiza en 1821; el gober de allá, Pío de Jesús Pico, le regaló la islilla a su compadre William Workman, prometiendo la construcción de un faro; el gober militar gringo, John C. Frémont, compra la isla por $5,000.00 varos americanos en nombre de «Yu-Es-Ei»; se arman los chingadazos mexico-americanos; y se firma el infame Tratado Guadalupe Hidalgo en 1848, cediendo un chingo de territorio a los gringos —oigan, qué historia tan familiar para 2022, ¿no?

Parte del camino, es el final

A partir de ahí, se ordenó la fortificación militar de la isla en 1853, que tiempo después se convirtió en prisión militar desde 1859 —por aquellito de la Guerra Civil— hasta que en 1933 se designó como la «súper prisión» de Alcatraz. Debido a la fuerte corriente marina, la baja temperatura del agua y la relativa lejanía de tierra firme, la Penitenciaria Federal de Alcatraz poco a poco fue agarrando renombre y popularidad, tanto que novelas y películas se han basado en estas características cuando quieren representar a una prisión —Azkaban, hello?!

Pero como ya dije, todo se derrumbó el 21 de marzo de 1963 —no literal, se abandonó la isla nada más—, siendo inmediatamente ocupada por activistas nativos americanos hasta 1971, para finalmente convertirse en lo que es hoy Alcatraz: primero en Parque Nacional (1972) y después en Hito Histórico Nacional (1986). ¿Y cómo chingados que no?, ¡puedes ir a visitar Alcatraz en ferri!

Por Raúl Daniel Garduño Perdomo

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top