El itacate del viajero
Algarabía Libros

El itacate del viajero

Viajar es una experiencia única, es una actividad enriquecedora y divertida. Por esta razón, en Algarabía publicamos el libro «El itacate

Cuando viajamos, los mexicanos tenemos la costumbre de «llevar regalos» o «encargos» a familiares y amigos. De repente, llegamos a un puesto de control sanitario y varios de esos «regalitos» —bebidas tradicionales, comida o artesanía orgánicas— no son admitidos por los controles sanitarios.

Por eso, El itacate del viajero te servirá para aclarar por qué no se deben transportar objetos que —aunque se vean inofensivos— pueden ser portadores de plagas y enfermedades.

«Quien quiera viajar feliz, debe viajar ligero», Antoine de Saint-Exupéry

Asimismo, porque sabemos que viajar no es sólo ir de un sitio a otro, sino más bien es un estado de ánimo en el que uno está dispuesto a reencontrar su capacidad de asombro, este libro será el «compañero de viaje» perfecto que te dará todo tipo de datos extraordinarios, frases célebres y demás curiosidades para que tu trayecto sea placentero. Aquí una muestra de lo que encontrarás en este libro.

¿Cómo surge una plaga de improviso?

Muy sencillo: cuando tú y yo viajamos a cualquier sitio, solemos comprar alimentos —frutas, verduras, etcétera— que llevamos de vuelta a nuestro lugar de origen. Al introducirlos o no comernos esos alimentos, los desechos terminan en la basura o en el campo y, si alguna larva de mosca estaba presente, comenzará a reproducirse, afectando los cultivos hasta convertirse en plaga.

s19-libro-viajeros

Las enfermedades que afectan a animales y plantas son causadas por organismos como: parásitos, virus o bacterias; los cuales pueden propagarse es un país o región principalmente cuando se transportan animales o plantas infectados o procesados en alimentos, aunque no necesariamente muestren signos de enfermedad. Pero estos organismos con frecuencia pueden adherirse a objetos inanimados y así viajar grandes distancias.

Las enfermedades contagiosas más devastadoras de la humanidad —viruela, influenza, tuberculosis, malaria, la peste negra, el sarampión y el cólera— son la mutación y evolución de enfermedades que se originaron en animales.

Cuando la Encefalopatía Espongiforme Bovina —eeb o «mal de las vacas locas»— afecta al ser humano, es llamada enfermedad de Creutzfeldt-Jakob y se produce cuando una proteína infecciosa —prión— altera las proteínas del sistema nervioso, hasta ocasionar alteraciones de comportamiento.

Se transmite al ser humano por consumo de animales enfermos, es incurable, mortal y puede tardar hasta diez años en manifestar sus síntomas. Esta enfermedad no existe en México, ya que la senasica es responsable de realizar una vigilancia epidemiológica permanente en todos los bovinos y sus productos balanceados.

«Cuando se viaja en avión solamente existen dos clases de emociones: el aburrimiento y el terror», Orson Welles

Cuando entra en México una enfermedad que no existía con anterioridad provoca que el país sea vetado, vigilado y se cierren las fronteras a la exportación, con lo que su economía se ve afectada. Por otro lado, las plagas podrían ocasionar que se eleve el costo de los productos, debido a su escasez, lo que afecta los bolsillos de quienes los consumen.

Durante la semana de la «contingencia sanitaria» en mayo de 2009 por el brote de influenza ah1n1, se redujeron de forma drástica las enfermedades gastrointestinales debido a las medidas de higiene que practicó la población mexicana.

Texto tomado del libro El itacate del viajero, colección Trivium, a la venta en Algarabía Shoppe.

s19-Itacate-del-viajero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Algarabía en 5 minutos

Revista del mes

Libro del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

Taquitos de lengua

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar