El Chingonario digital
Algarabía Libros

El Chingonario digital

Ya está disponible la versión digital del libro «El Chingonario».

El verbo chingar es el mejor de los comodines para expresar prácticamente cualquier cosa, aquí algunos ejemplos:

¿A dónde chingados?

Esta expresión puede completarse con todas las conjugaciones posibles del verbo ir: voy a ir; vas, fuiste, piensas ir; va, piensa ir, fue, irá; vamos, iremos; fueron, van, etcétera. Se recurre a esta frase cuando una persona —bastante encabronada—, cercana a otra, y con la autoridad suficiente para cuestionar su comportamiento, le pregunta —a su llegada— el motivo de una ausencia más larga de lo previsto.

– ¿Fuiste a ordeñar a la vaca o por qué tardaste tanto en comprar la leche? ¿A dónde chingados fuiste?
– Oye, niño, ayer llegaste a las 6 de la mañana y hoy otra vez quieres salir, ¿a dónde chingados piensas ir?
– A mí no me vas a ver la cara: ¿a dónde chingados crees que vas?

Bonita chingadera

Esta expresión, para surtir efecto, debe entonarse con ironía. Si se lee literalmente, podría tratarse de un oxímoron: una chingadera bonita; pero la verdad es que expresa reproche y una infinita decepción; algo así como «tanto para nada». También se aplica ante un engaño, traición o abuso —o sea, una chingadera— no muy grave, pero cometida con alevosía.

– Tanto se chingó Tavo todo el año, para que a la mera hora le dieran 300 pesos de aguinaldo… ¡Bonita chingadera!

– ¡Bonita chingadera llegar a estas horas y sin ni siquiera unas chelas!

Casa de la chingada

Esta expresión puede completarse con las siguientes locuciones verbales: vive hasta o está en / por, fue a, etcétera. Se refiere a un lugar incierto y muy, muy lejano; se utiliza cuando se quiere poner énfasis en la gran distancia que separa dos puntos, por lo que la expresión «demasiado lejos» no resulta suficiente.

– La fiesta es hasta casa de la chingada.
– José Luis vive en casa de la chingada.
– No manches, ¿qué fue a casa de la chingada a comprar la piñata?

s27-libro-portada-Chingonario

Por ello, ahora está disponible El Chingonario digital, en el que encontrarás un chingo de maneras de usar la palabra chingada, como madre y base de jerga imprescindible del mexicano. Es la oportunidad perfecta para ampliar tu vocabulario, que ahora podrás llevar contigo de manera discreta y ligera: en tu celular, tu tablet o cualquier dispositivo, ¡por sólo $99 pesitos!

Puedes conseguirlo en las siguientes tiendas digitales: la Casa del libro, Gandhi, Google Play Store, iBookstore y Barnes and Noble.

A continuación te dejamos los links de los sitios de compra para que lo descargues ahora mismo:

La Casa del libro (España)

Gandhi

Google Play Store

iBooks

Barnes and Noble

Este libro es indispensable para cualquier persona chingona que desee dominar el arte de chingar y no ser chingado.

4 thoughts on “El Chingonario digital

  1. Ah chinga, qué chingones me salieron. ¿$99.00 pesos por enseñarme a chingar? Vayanse a San Juan de la Chingada (es gratis el viaje) y chinguen a su madre… ¡Oh que la chingada! Es una broma, ríanse ya ni la chingan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Algarabía en 5 minutos

Revista del mes

Libro del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

Taquitos de lengua

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar