Sin categoría

Los verbos trans

Tener o no tener un complemento directo, ésa es la cuestión. Así reza la gramática tradicional —RAE, esbozo—, si un verbo puede llevar complemento directo, es del grupo de los transitivos. Si no, es intransitivo. Pero no se preocupe, porque, sin duda, los verbos transitivos no son peligrosos para la salud como las grasas trans, ni tampoco se sirven en productos alimenticios de fabricación industrial, aunque su definición y clasificación han dado mucho que hablar durante el siglo XX.

¿Qué es la transitividad?

La falta de unificación de criterios entre las distintas corrientes de gramáticos oscurece la posibilidad de aclarar lo que se denomina como «la transitividad». Que si hay distintos grados, que algunos verbos pueden ser transitivos e intransitivos a la vez, o que hay distintos tipos de transitividad, como la ditransitividad, entre otros. Así, cuando uno se adentra en la transitividad, se da cuenta de que ésta no es tan simple como tener o no tener un complemento directo.

La etimología de la palabra transitivo hace referencia a los conceptos de ‘pasar’ o ‘tránsito’, pues proviene de la palabra transitivus. De esta manera se definía al grupo de verbos cuya acción pasaba desde un agente, o sujeto, a un paciente o término, que sería justo el complemento directo.

La clasificación de los verbos

Pero esta definición tradicional contaba con algunos problemas, como el distinto uso, transitivo e intransitivo de algunos verbos, dependiendo del contexto. Amado Alonso, al respecto, nos dice: «La mayor parte de los verbos tan pronto se usan como intransitivos, tan pronto como transitivos. La línea que separa a transitivos e intransitivos no es ni segura ni fija, y lo mejor es decir que un verbo es transitivo o es intransitivo en esta o en esa determinada oración».

Juanito come una pieza de pollo. › Transitivo

Juanito come bien. › Intransitivo

En otros casos, verbos habitualmente intransitivos se pueden usar como transitivos con complementos directos a partir de palabras de la misma raíz —Moreno Martínez:

Juan soñó un sueño precioso.

María llora lágrimas de pena.

Estos casos conforman un mínimo de excepciones, pero confirman la inexistencia de una frontera bien definida entre los verbos transitivos e intransitivos.

Si continuamos con el significado etimológico, otro tránsito de este término, sugerido por Jacinto Espinosa, está directamente relacionado con la gramática latina. En este sentido, la idea predominante era que las oraciones transitivas se pueden pasar perfectamente de activas a pasivas, mientras que las intransitivas no:

Juan repara sillas.Las sillas son reparadas por Juan.

Juan come bien.(Sujeto tácito) es comido bien por Juan.

Pero como podemos comprobar en el siguiente ejemplo, no sucede con todos los verbos transitivos, ni en latín, ni en español:

Juan tiene mucho dinero.Mucho dinero es tenido por Juan.

La necesidad del complemento

Según otros gramáticos, la presencia de elementos obligatorios en el predicado verbal implica la transitividad —Hernánz y Brucart—. O sea que entenderíamos que todo verbo transitivo necesita ser completado o precisado por un determinado elemento con el que mantiene cierta cohesión estructural y de significado. Pero esto no implica que se realice con un solo tipo de complemento, es decir, sólo con el directo. Más bien, se trata de un verbo que al usarse en cierto contexto queda incompleto y necesita completarse para realizarse en un significado concreto y para funcionar de manera sintáctica.

Entonces tenemos una necesidad doble, sintáctica y semántica, de los verbos. Pero, ¿con qué completarlos? Una clasificación más amplia nos dará tres posibilidades:

Con un complemento directo—cd—:

Juan come manzanas.

Con un complemento directo y un complemento indirecto —ci—:

María envía una carta a Pedro.

Con un complemento preposicional—cp— o régimen —también llamado suplemento—:

Pedro piensa en comer.

¿Entonces qué?

Para evitar problemas, y desde un punto de vista pedagógico y simplista, dejaremos la transitividad como lo que la gramática tradicional impone, es decir, el verbo es transitivo si en la oración va acompañado necesariamente por complementos directos. Además, las herramientas de uso de la lengua, como los diccionarios o gramáticas, en su mayoría aceptan y así clasifican a los verbos. Aunque el tema sigue abierto y pendiente de una decisión de precisión terminológica por parte de los lingüistas.

Aprende más sobre verbos y sus usos en la lengua en el Manual para escribir bien de Algarabía Libros.

Luis Navarro es director del Departamento de Lenguas de la división académica de preparatoria del Tecnológico de Monterrey, campus Cuernavaca. Es un defensor de la ética de la lengua, algo que tradicionalmente no se tiene en cuenta al momento de la exposición pública, sobre todo en los medio masivos de comunicación.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE