El Hula-hula o Hula Hoop

El Hula-hula o Hula Hoop

En 1948, los inventores estadounidenses Richard Knerr y Arthur «Spud» Melin —amigos de toda la vida— fundaron la compañía Wham-O Inc., en Pasadena, California, dedicada a producir juguetes. El nombre de la empresa lo habían tomado del sonido que hacía su primer producto —una resortera con dardos— al dar en el blanco.

En enero de 1957, los inventores compraron a Fred Morrison el diseño de un disco volador llamado Pluto Plate Flying Saucer, al cual ellos renombraron «Frisbee», que se convertiría en su primer éxito de ventas. Ese mismo año, un australiano que estaba de visita en California les dijo que en su país los niños elaboraban aros con varas de bambú y los hacían girar en sus cinturas durante las clases de gimnasia. Sin ver los originales, Knerr y Melin diseñaron su propia versión: aros de 42 pulgadas de diámetro, hechos con un plástico nuevo en el mercado llamado Marlex —una mezcla de polipropileno cristalizado y polietileno de alta densidad—, que era muy duradero.

A principios de 1958, Knerr y Melin probaron el producto con alumnos de las escuelas primarias de Pasadena y, como estrategia mercadotécnica, generaron expectativa regalando aros en distintos vecindarios. En el verano del mismo año, Wham-O lanzó a la venta el Hula Hoop, y lograron vender 25 millones de aros en tan sólo cuatro meses. Al cabo de dos años, 100 millones de piezas inundaban el país, y la fiebre del Hula Hoop invadía los EE.UU. y muchos otros países: se crearon canciones, concursos, métodos, y se establecieron récords mundiales de duración o número de Hula Hoops girados simultáneamente.

En 1999, el Hula Hoop fue introducido al Salón de la Fama del Juguete en Rochester, Nueva York.

Su precio actual oscila entre 4 y 30 dólares.

Esta escena de la cinta The Hudsucker Proxy (1994), de los hermanos Coen, hace una parodia del éxito que tuvo en su momento el Hula hop: