El Chingonario digital

El Chingonario digital

El verbo chingar es el mejor de los comodines para expresar prácticamente cualquier cosa, aquí algunos ejemplos:

¿A dónde chingados?

Esta expresión puede completarse con todas las conjugaciones posibles del verbo ir: voy a ir; vas, fuiste, piensas ir; va, piensa ir, fue, irá; vamos, iremos; fueron, van, etcétera. Se recurre a esta frase cuando una persona —bastante encabronada—, cercana a otra, y con la autoridad suficiente para cuestionar su comportamiento, le pregunta —a su llegada— el motivo de una ausencia más larga de lo previsto.

– ¿Fuiste a ordeñar a la vaca o por qué tardaste tanto en comprar la leche? ¿A dónde chingados fuiste?
– Oye, niño, ayer llegaste a las 6 de la mañana y hoy otra vez quieres salir, ¿a dónde chingados piensas ir?
– A mí no me vas a ver la cara: ¿a dónde chingados crees que vas?

Bonita chingadera

Esta expresión, para surtir efecto, debe entonarse con ironía. Si se lee literalmente, podría tratarse de un oxímoron: una chingadera bonita; pero la verdad es que expresa reproche y una infinita decepción; algo así como «tanto para nada». También se aplica ante un engaño, traición o abuso —o sea, una chingadera— no muy grave, pero cometida con alevosía.

– Tanto se chingó Tavo todo el año, para que a la mera hora le dieran 300 pesos de aguinaldo… ¡Bonita chingadera!

– ¡Bonita chingadera llegar a estas horas y sin ni siquiera unas chelas!

Casa de la chingada

Esta expresión puede completarse con las siguientes locuciones verbales: vive hasta o está en / por, fue a, etcétera. Se refiere a un lugar incierto y muy, muy lejano; se utiliza cuando se quiere poner énfasis en la gran distancia que separa dos puntos, por lo que la expresión «demasiado lejos» no resulta suficiente.

– La fiesta es hasta casa de la chingada.
– José Luis vive en casa de la chingada.
– No manches, ¿qué fue a casa de la chingada a comprar la piñata?

s27-libro-portada-Chingonario

Por ello, ahora está disponible El Chingonario digital, en el que encontrarás un chingo de maneras de usar la palabra chingada, como madre y base de jerga imprescindible del mexicano. Es la oportunidad perfecta para ampliar tu vocabulario, que ahora podrás llevar contigo de manera discreta y ligera: en tu celular, tu tablet o cualquier dispositivo, ¡por sólo $99 pesitos!

Puedes conseguirlo en las siguientes tiendas digitales: la Casa del libro, Gandhi, Google Play Store, iBookstore y Barnes and Noble.

A continuación te dejamos los links de los sitios de compra para que lo descargues ahora mismo:

La Casa del libro (España)

Gandhi

Google Play Store

iBooks

Barnes and Noble

Este libro es indispensable para cualquier persona chingona que desee dominar el arte de chingar y no ser chingado.

  • Alicia

    Me voy en putichinga a comprar