La Deep web?
Te recomendamos leer ¿Qué onda con...?

La Deep web?

¿Estás listo para descubrir el lado profundo del internet? Esto es la Deep web.

Si imaginamos Internet como un iceberg, la punta representaría la «zona» que navegamos todos los días: redes sociales, apps, sitios de comercio: los especialistas la llaman clearnet o web superficial, y sólo representa del 4% al 6% del contenido que hay en la red. El resto está oculto para los «ojos» del usuario común: ésa es la Deep Web, y su contenido es materia de leyendas. 

La información que podemos encontrar en la red es interminable; para hacerla accesible existen los motores de búsqueda —como Google— que, utilizando programas llamados «arañas», revisan la información almacenada en los servidores —potentes computadoras cuya función es guardar y transmitir datos para los usuarios—, eligiendo qué contenido mostrar cuando hacemos una búsqueda. 

A este proceso se le conoce como «indexar»; sin embargo, hay millones de archivos y sitios que las «arañas» no pueden reconocer: bases de datos, páginas que no tienen enlaces externos, contenido de pago o que requiere permisos especiales, publicaciones académicas, cuentas privadas, plataformas de bancos, archivos de uso interno. Ésta es la Deep Web, aquella a la que sólo se puede acceder al conocer la URL —es decir, la dirección alfanumérica— directa o la dirección IP —el número único que nos identifica al conectarnos en la red— de cada sitio. La mayor parte de su contenido es benigno y es legal navegar en ella. 

Esquema por Jose Pagliery y Tal Yellin para cnnMoney.

El lado oscuro de la red

¿Dónde quedan las historias sobre los mercados de drogas y asesinos a sueldo de la Deep Web? Parte es leyenda urbana, parte es verdad y se ubica en la Dark Web, web oscura o DarkNet, compuesta de sitios encriptados que carecen de dns —encargado de gestionar los «nombres» de las páginas cuando navegamos— y de dirección ip. En la DarkNet los usuarios enmascaran su identidad, los propietarios de los sitios ocultan su ubicación y las transacciones se hacen con criptocurrencias irrastreables.1 Navegar en ella es legal, pero buena parte de su contenido no lo es: abunda el tráfico de drogas, armas de fuego, pornografía ilícita y piratería; sin embargo, gracias al grado de encriptación que requiere también ha sido terreno seguro para la comunicación y organización de grupos anticensura, investigadores, periodistas, activistas políticos y ciudadanos de regímenes opresivos que requieren acceso a información libre. 

Un error frecuente se da al creer que la encriptación equivale al anonimato; es fácil que en la Dark Web se filtren las direcciones IP y, con éstas, las ubicaciones y nombres; además, abundan los estafadores y los robos de identidad; para acceder es indispensable contar con un navegador especializado y confiable —como Tor— y un servicio de vpn que enmascare nuestra ubicación. 

1 v. Algarabía 163, abril 2018, Causas y azares: «Bitcoin: ¿la moneda de la era global?», p. 83. 

 

Buscador de Podcasts

Felinos

Revista del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

¡Curiosidades!

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar


¡Conviértete en un Algarabiadicto! Suscríbete a nuestro newsletter y recibe información exclusiva.