Bien adornadita
X
Palabrota

Bien adornadita

Proviene del árabe clásico «ṣiqāl», y lo retomamos en nuestro español para referirnos a quien se esmera en su apariencia.

«A’i va la Lupe, bien acicaladita, ¿andará estrenando novio?», se escucha decir en el pueblo. ¿Es que acaso —como dice el breve diccionario etimológico de la lengua española1 Acicalar viene del árabe s.iqál o siqál, ‘pulir’. Guido Gómez de Silva, Breve diccionario etimológico de la lengua española, México: El Colegio de México / FCE, 2001—, la Lupe se ha esmerado en «pulir» y «adornar» su apariencia, para quedar brillante y pulcra?

La palabra acicalar puede referirse a bruñir, pulir o limpiar armas de metal, aplicándose sobre todo a las blancas; a bruñir o arreglar con esmero el cuerpo: cuidar el rostro, la figura, la vestimenta o, incluso, refiere a las actividades de limpieza, desparasitado y cualquier otra, por medio de la cual un animal cuida las partes de su cuerpo.

Conoce más de los arabismos en el español

En otra fuente2 http://palabrasenextincion.blogspot.com/2010/12/acicalado.html, se afirma: «Todos conocemos la palabra en la acepción de pulcro. Un hombre acicalado está “de punta en blanco”, huele a baño y perfume agradable, calza zapatos bruñidos y su ropa parece siempre recién a estrenar; […] parece ser que el acicalado es […] una de las principales actividades sociales y sirve para forjar relaciones, reforzar la estructura social y estrechar los lazos familiares y de pareja».

Por ello, volviendo a la Lupe —¡qué retechula la Lupe!—, quién se atrevería a condenar su esfuerzo por iniciar con el pie derecho —limpiecito y perfumado— ese noviazgo que, quiera Dios, termine en algo más…

s36-palabrota-WEB

 

 

También te interesará conocer:

La belleza y el talento de McCullers

La diosa que se sabía mujer

Del arrullar al maullar

Banquetes a prueba de muerte

 

busca en algarabía

Evento

Publicidad

Newsletter Algarabía