Majadero

Significado y origen de la palabra majadero.

—«Tonto y terco»— Viene de majar, que, a su vez, deriva del arcaico majo —y éste del latín malleus, ‘maza de hierro’—; en nuestros días se entiende como alguien grosero, malhablado, pelado o maleducado, aunque apareció muy temprano en la historia y literatura del español.
Con el sentido de «maza» aparece ya en la Vida de Santo Domingo de Silos, de Gonzalo de Berceo (1196-1264), y continuó utilizándose así siglos después, como en la Pícara Justina (1605): «Hanme hurtado la bolsa y algunos de mis vestidos y la almohadilla y los majaderos que traía para hacerme puntas de palillos».
En el sentido de «tonto», majadero aparece en el Tesoro de la lengua castellana (1611) de Sebastián de Covarrubias: «Llamamos al necio, por ser boto de ingenio como la mano del mortero, al que hace alusión».1 Todas las citas provienen de: Néstor Luján, Cuento de cuentos I, Barcelona: Folio, 1996. pp. 149-150. El mismo don Quijote lo usa a menudo: «¿Quién te mete a ti en mis cosas y en averiguar si soy discreto o majadero?». El refranero no se queda atrás: «Anda el majadero de otero y viene a quebrar en el hombre bueno».
En México, lo más común es que sean las mamás las que utilicen esta palabra con el sentido de «grosería», como cuando los hijos pequeños hacen berrinche: «¡No me contestes así, majadero!». O cuando se visita a las vecinas: «¡La vecina me hizo una de majaderías! ¡Ni café me ofreció y no se despidió de mí!».
s34-palabrota

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top