Frases mal dichas – Algarabía
Sin categoría

Frases mal dichas

Las locuciones «al fin y al cabo», «al drede», «de en balde» y «a fuerzas» no son correctas.

Mi abuelo creía en la belleza del uso preciso del lenguaje, pero también era un curioso e inquieto observador del habla cotidiana. Y es que el lenguaje evoluciona de manera constante; siempre surgen palabras y expresiones nuevas, porque de forma natural hablamos diferente a
 lo que leemos o escribimos; así, mi abue Polo definitivamente se sorprendería al escucharme decir: «Abue, oye cómo barritan esos hermosos elefantes». Se quedaría con el ojo cuadrado y seguramente diría: «M’ija, hazme el favor de hablar normal».

Y sí, normalmente simplificamos lo que queremos decir o, aun más, utilizamos las palabras mecánica o inadvertidamente, incluso sumando y restando elementos a las expresiones
 o palabras, pues «al fin y al cabo, seguro nadie se da cuenta de si está bien dicho o no… De en balde la gente se fija en 
lo que decimos, porque no hablamos mal al drede ni hablar bien es a fuerzas… y menos si se nos va una mugrosa letrita», pensamos.

En efecto, letritas más, letritas menos, el chiste
 es que nos damos a entender. Lo cierto es que barritar es un bonita palabra, y que, por otro lado, la presencia o falta de esas insignificantes letritas en las palabras, en algunos casos, se justifica en el origen y significado de éstas.

A continuación algunas aclaraciones que mi abue Polo señalaría gustosamente y que ejemplifican en particular el común fenómeno que se presenta en el habla: convertir simples adverbios en locuciones, y locuciones en locucionzotas.

s25-lengua1

Al fin y al cabo. La palabra cabo proviene de la raíz latina caput, «cabeza», de ahí que signifique «extremidad», «cada uno de los extremos de las cosas» o una parte pequeña que queda de algo: «el cabo de un hilo o de una cuerda».

Por extensión, «cabo» significa también «fin, límite o confín», así que decir: «he llevado a cabo / al cabo / hasta el cabo [locución adverbial] mis tareas» significa haberlas completado o realizado. También podemos utilizar «de cabo a cabo» o «de cabo a rabo» para decir que hemos hecho algo «de principio a fin»: «Leí la novela de cabo a rabo»; o bien la locución preposicional «al cabo de», para decir «después / al fin de»; «al cabo de una hora empezó a llover». Bastaría decir «al fin» o «al cabo», pues mencionar ambas es repetitivo; pero al fin y al cabo, cada quien habla como quiere.

La expresión «al fin y al cabo» es un pleonasmo, pues «al cabo» significa «al final, en el límite».

s25-lengua2

Al drede. Refiere al adverbio adrede. Se cree que este vocablo proviene del catalán adret, y éste de la locución ad directum; a pesar de su origen latino y de que es sinónimo de la locución adverbial «a propósito», adrede no es una unidad léxica compuesta por más de una palabra. Así, lo correcto es decir: «el niño me puso el pie adrede»; esto es a propósito, deliberadamente.

La palabra correcta es «adrede» y no «al drede».

De en balde. Esta expresión encierra dos posibles combinaciones: «de balde» y «en balde». Ambas son locuciones adverbiales compuestas únicamente por dos palabras: una preposición —de o en— y «balde»; no obstante, ambas expresan significados distintos. De acuerdo con el Diccionario del uso del español de María Moliner, balde proviene del árabe bátil, ‘inútil’, así que «en balde» quiere decir «inútilmente, sin sacar provecho de algo». Pero la locución «de balde» guarda un sentido un tanto diferente: «gratis, sin tener que pagar ni dar nada por la cosa de que se trata».

Así, podemos decir «fuimos al cine en balde» cuando no conseguimos boletos para la función, pero decimos «fuimos al cine de balde» cuando no tuvimos que pagar por entrar.

«En balde» significa inútilmente. «De balde» significa gratis.

s25-lengua3

A fuerzas. En el Diccionario del Español de México encontramos que la mayor parte de las locuciones con la palabra «fuerza» —como «por fuerza»—, la emplean en singular; en plural, aparece en expresiones como «cobró fuerzas» o que refieren a las «fuerzas armadas».

No obstante, «a fuerzas» es una locución muy recurrente en nuestras conversaciones. Por otro lado, si bien existe la expresión «a fuerza de», su significado es diferente al de la expresión «a fuerzas». «A fuerza de» es una locución preposicional que —seguida de un sustantivo o de un verbo— indica la intensidad o abundancia del objeto designado por el sustantivo: «a fuerza de golpes», «a fuerza de su esfuerzo».

Usamos la expresión «a fuerzas» para indicar que algo es forzoso o necesario, como: «a fuerzas deben entregarse los documentos», «a fuerzas hay que pagar antes de entrar».

25 thoughts on “Frases mal dichas

  1. Pingback: find more
  2. Señoras dueñas y editoras de ALGARABIA, me parece, siempre, por demás cínico, ridículo y snob de su parte el pretender dar lecciones de gramática, sintaxis, redacción y ortotipografía cuando tienen a bien hacerse de dinero editando y promoviendo basuras como el “CHINGONARIO” Supongo que, es mejor decir “Chinga a tu Madre” o “Está de la chingada” que “al drede”, según sus muy dudosos criterios editoriales. En verdad, tantita vergüenza no les caería nada mal.

    1. Qué extraña reacción. Yo encuentro valiosas y leo con mucho gusto las aclaraciones sobre el origen, sentido y uso de las palabras. Esto me ocurre en especial en otros idiomas que he debido aprender y en los que, naturalmente, me me siento menos seguro pero, por qué no, también en el castellano que es mi idioma natal.
      Además, la autora del artículo es amable y gentil en sus comentarios, manifiesta amplia disposición a aceptar distintas formas de hablar ya que, después de todo, el lenguaje es vivo y evoluciona. No encontré admoniciones ni arrogancia en su escrito.
      Ciertamente comparto el desagrado de Javier por el uso de expresiones vulgares, pero también reconozco que existen diversos lenguajes: el de los jóvenes, el de diversas regiones, o clases sociales. No hay que tomarse tan en serio que debamos escandalizarnos de ciertos giros, sobre todo cuando se emplean con humor o para dirigirse a ciertos sectores de la población. Esto dicho con gran simpatía a mi tocayo, Javier.

  3. “Al fin y al cabo”: al término de la actividad en coincidencia con la llegada a la meta. No es redundancia, no sea usted pendejo.

    1. ¡Chale nando!.. tranquilo, e trata de aportar comentarios, conocimientos u opiniones. Además la autoría del artículo corresponde a una dama, lo infiero por el nombre.

    2. Totalmente de acuerdo. Y, a decir de estas “damas” las palabras como “chingón” (y en este caso “pendejo” no son para nada altisonantes; si no, revise usted el citado “Chingonario” que ellas mismas editan.

  4. “Al fin y al cabo” es una expresión irónica que tiene ese fin, ser redundante. De cualquier forma es “a término” y no está mal. Error sería decir: “finalmente al cabo”. De los errores más recurrentes que se cometen y que el autor omitió es “Libre albedrío”.

    1. el Libre albedrío como tal no existe, La oración al fin y alcabo tu mismo te marcas (recalcas) el error del que se esta hablando con ”finalmente al cabo”, que es relativamente lo mismo.

  5. “Al fin y al cabo” aparece recogido como locución adverbial en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española DRAE, con el significado de “al fin”.
    De momento, respetando mucho a tu abuelo, le concedo más autoridad en la materia al DRAE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palabras sobre palabras

Algarabía niños

Crea y personaliza

Revista del mes

Libro del mes

Taquitos de lengua

Algarabía en SDP noticias

¡Recomiéndamesta! con Ana Julia Yeyé

Publicidad

Publicidad