adplus-dvertising

Invasiones extranjeras del siglo XIX

Las invasiones extranjeras a México no han concluido en buenos términos, sin embargo, militares y civiles han protegido el país con sus vidas
Invasiones extranjeras del siglo XIX

La historia del siglo XIX se caracterizó por la rápida expansión del capitalismo europeo y estadounidense, México se convirtió rápidamente en un objetivo para los nuevos intereses de ambas potencias, principalmente por la enorme riqueza natural de su territorio.

México experimentó diversas invasiones extranjeras y un sinfín de pronunciamientos militares y revueltas civiles que continuaron con un estado de guerra constante.

También puedes leer: La heroica defensa del Puerto de Veracruz

La guerra de los pasteles

La primera de estas intervenciones se dio con el ejército francés que tras una serie de eventos de tensión, decidió intervenir con presencia naval sobre nuestro territorio. El 21 de marzo de 1838, Francia llegó con un ultimátum en el que sus principales reclamaciones hacían referencia a saqueos (incluyendo uno a una pastelería), destrucción de propiedades y préstamos forzosos, por lo que se exigió a México pagar 600 mil pesos para indemnizar a los afectados.

Al no existir ningún arreglo, Francia rompió los acuerdos y se apoderó de las embarcaciones que se encontraban en Veracruz y la flota francesa abrió fuego contra el castillo de San Juan de Ulúa, lo que dio inició a la guerra.

Los enfrentamientos se detuvieron hasta 1839 con el Tratado de Paz, que favoreció a los franceses en cuanto al tema de las indemnizaciones.

Foto tomada de Gobierno de México

La guerra contra Estados Unidos

Aproximadamente cinco años después, México tuvo que atravesar por otra invasión, esta vez por parte del país vecino, Estados Unidos. Esta guerra tuvo gran relevancia en ambos países, para México el resultado fue catastrófico, ya que perdió el 55% de su territorio, tras firmar los Tratados de Guadalupe Hidalgo.

Por otro lado, para Estados Unidos significó desplegar una guerra que implicó el diseño de logística con diversas operaciones tanto de tipo terrestre como naval, para adueñarse del territorio mexicano en disputa y así consolidarse como un país transcontinental en América.

Te puede interesar: México Independiente: el proceso después del «Grito de Dolores »

Los intentos fallidos de desembarco en Alvarado

En el año 1844, en el Golfo de México se encontraba anclada la principal fuerza naval de los norteamericanos llamada la Home Fleet, al mando estaba David Conner y tenía la misión de operaciones de vigilancia en las aguas veracruzanas.

El panorama dio un giro cuando el gobierno norteamericano pensó en tener acceso hacía la capital del país por el puerto de Alvarado, ya que el desembarco en Veracruz era complejo. Ante la situación de un posible desembarco en dicho puerto, las autoridades mexicanas incrementaron la defensa del sitio.

Invasión estadounidense, vía Secretaría de la Defensa Nacional

Las naves estadounidenses abrieron fuego, pero la Marina mexicana salió victoriosa ante el frente de Estados Unidos y el fracaso de desembarco en Alvarado se evidenció.

La segunda intervención francesa

La última de estas intervenciones se dio, nuevamente, por parte del ejército francés. Los problemas económicos motivaron a un nuevo incidente contra dicho país. El presidente Benito Juárez expidió en 1861 un decreto que suspendía el pago de la deuda externa. 

El malestar fue evidente, principalmente en Francia, Inglaterra y España, así que decidieron organizarse para obligar al gobierno a cumplir los compromisos solicitados. Sin embargo, no obtuvieron la victoria que esperaban y tras la derrota el 5 de mayo, las tropas francesas se retiraron.

También lee: La marina revolucionaria y posrevolucionaria

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top