Filtros mágicos para hacerse amar - Algarabía
Ideas Te recomendamos leer

Filtros mágicos para hacerse amar

Filtros o remedios mágicos para el amor, el dolor de muelas y hasta para hacerse invisible; tomados del libro Filtros mágicos para hacerse

¿Te sientes cansado de perseguir la fortuna y no encontrarla? ¿Te gustaría que todos cayeran a tus pies, pero no lo consigues? ¿Quisieras encontrar al amor de tu vida y retenerlo para siempre —sin valerse del chantaje o la violencia—? ¿No sabes cómo apagar los ardores de tu dama? ¿Deseas impedir que tu marido se duerma en las noches? ¿Te imaginas «eternamente bella bella»? ¿No puedes más con el dolor de muela y te da terror el dentista? ¿Sufres de las insoportables hemorroides? ¿Alguna vez has soñado con ser invisible? Desesperado lector, aquí encontrarás remedios efectivos —y si no, al menos sí muy ingeniosos— para todo eso que te quita el sueño.

Con todo y el escepticismo de nuestra época, hay gente que todavía cree, o que está dispuesta a probar «de todo» —como la amiga de una amiga a la que le urgía «hacerse amar»— con tal de que ese milagrito se le conceda. Y debe ser un porcentaje importante de la población quien recurre a este tipo de remedios, porque la literatura con hechizos y recetas mágicas —que bien podría estar en la categoría de «fantástica»— se sigue publicando.

El Dr. Kulzner comparte fórmulas «secretas» que deben seguirse «al pie de la letra»

Y es por personas así, con mucha fe o con harta necesidad, que llegó a mí un librito titulado Filtros mágicos para hacerse amar (1975). Este curioso ejemplar tiene una gran cantidad de remedios llamados precisamente así, filtros, los cuales garantizan resultados efectivos para todo tipo de afecciones y deseos; o como declara categóricamente la edición: «Maravillosos secretos para alcanzarlo todo».

A la manera de recetas de cocina, el Dr. Kulzner comparte fórmulas «secretas» que deben seguirse «al pie de la letra» para conseguir resultados. Si bien su principal tema es el amor, no deja de lado cuestiones tan mundanas como el dolor de muelas y las hemorroides; ni tampoco prácticas como el remedio «para manejar un hierro candente sin quemarse»; ni las humanamente imposibles: «para aparecer después de la muerte».

Por otra parte, si el lector pensaba que seguir una receta era tarea fácil, le extrañará leer lo que, de manera aguda y maliciosa, exige el Dr. Kulzner: animales salvajes vivos y muertos, condiciones climatológicas y astrales específicas, materiales extraños, lugares exóticos, además de una serie de pasos inverosímiles que nos hacen pensar que estamos en un viejo cuento popular.

Dada la peculiar naturaleza de este librito, es preciso que el lector curioso lea por sí mismo y palabra por palabra algunos de los filtros del Dr. Kulzner, y —si quiere y puede— se anime a practicarlos; en una de ésas, consigue «alcanzarlo todo» [sic].

Para hacerse amar de todos los hombres y triunfar de todas las rivales

Arránquense las partes sexuales a una liebre y redúzcaselas a polvo, y hágase lo mismo con los ojos de una paloma. Métanse ambas cosas en una bolsita de seda verde, que se llevará colgada a la cintura, de manera que caiga sobre la sínfisis pubiana, o sea un palmo —aproximadamente— más abajo del ombligo.

s6-ideas-filtros-conejo

Esta bolsita debe ser preparada en viernes y perfumada con los perfumes gratos a Venus [al final del libro hay varias recetas para preparar dichos perfumes, según el día de la semana].

Para impedir que un hombre vaya con otras mujeres

Tómese, en estío, una luciérnaga; aplástela en la mano y frótese con ella la nuca del hombre en cuestión, procediendo con gran fe.

Para reconciliar a dos amantes

s6-ideas-filtros-pareja

Cuando un amante ha reñido con su novia o a la inversa, y desea reanudar los tratos que tenía con ella, ha de poner en los manjares una piedrecita previamente molida, que hallará en los riñones del milano —un tipo de ave rapaz—; enseguida se las compondrá para hacer comer de ellos a la persona de que se trate, y volverá a disfrutar de una dulce amistad y de un amor duradero.

Para restablecer la virginidad perdida

Tómese una onza de tierra de Venecia, un poco de leche de hoja de espárrago, un cuarto de onza de cristal mineral puesto en infusión con zumo de limón o de ciruelas verdes, la clara de un huevo fresco y un poco de harina de cebada. Con estos ingredientes fórmese una pastilla que afecte la forma cónica, y que deberá ser introducida en las partes sexuales de la muchacha desflorada, después de habérselas lavado con leche tibia de cabra y untado con coldcream. Practíquese esta operación cuatro o cinco veces, con 24 horas de intervalo entre una y otra.

Para conservar la belleza de las mujeres

Tómese todas las mañanas carne de ternera recién muerta y sacrificada a la hora en que domina Urano, córtesela en tiras lo más delgadas posible y aplíquesela sobre las mejillas, los ojos y, en general, sobre los lugares sensibles cuyo marchitamiento quiera impedirse. Dejándola en tal posición por espacio de tres cuartos de hora, las partes cubiertas no se arrugarán aun cuando la edad sea muy avanzada.

Para apagar los ardores amorosos en la mujer

Redúzcase a polvo el miembro genital de un toro y adminístrese el peso de un escudo de estos polvos en un caldo compuesto de ternera, verdolaga y lechuga a la mujer demasiado aficionada a los placeres de Venus.

Para caminar largo tiempo sin fatigarse

Si desea caminar muchas horas sin fatigarse, tómese unas ramas de artemisa y lléveselas en la mano o en la cintura durante la marcha haciendo hervir dicha hierba y lavándose los pies de vez en cuando con el líquido resultante.

Para hacerse invisible

Tómese la piedra llamada «aurín» por los griegos y «asosa» por los árabes, conocida hoy con el nombre de «bohorita» y que, a menos de ir a buscarla a los lugares en que se cría —encuéntrasela en las montañas del Alto Egipto, en una arena aurífera de rubíes—, no es posible obtenerla sino por mediación de algún mercader, algún judío o armenio iniciado en los secretos de la cábala, ya que es poco buscada por la generalidad de los hombres, que desconocen sus virtudes particulares. Esta piedra verde, con vetas rojas y blancas, y del tamaño de una lenteja, armada bajo la influencia de Urano, favorece los amores de los que la llevan pendiente del cuello dentro de un saquito de fina tela.

Para poder tornarse invisible hay que montarla en una sortija de plata fina, despojada de toda aleación y en la cual se habrán trazado las constelaciones zodiacales por el orden de su sucesión a partir del primer día del año sideral. Si se introduce semejante anillo en el dedo, la piedra se tornará tan blanca como la leche y el individuo estará al abrigo de todo maleficio mientras la lleve encima; y si se vuelve dicha piedra hacia la palma de la mano, la persona permanecerá invisible mientras la tenga en tal posición. Con anillos así preparados Giges1 Giges de Lidia, primer rey de Lidia de la dinastía mermnada. y el rey Salomón2 Personaje bíblico: tercer y último rey de Israel unificado. se hacían invisibles y operaban toda clase de prodigios.

Para curar el dolor de muelas

s6-ideas-filtros-serpiente

Colóquese una serpiente muerta o viva sobre la persona atacada de esta afección.

❉❉❉

Para conocer más filtros mágicos, consulta Algarabía 113.

Revista del mes

Buscador de Podcasts

Origen de los días de la semana

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

¡Curiosidades!

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar


¡Conviértete en un Algarabiadicto! Suscríbete a nuestro newsletter y recibe información exclusiva.