Mito: Nadie se muere de amor
Desde la redacción Te recomendamos leer

Mito: Nadie se muere de amor

¿Crees que romperle el corazón a alguien no va a perjudicarle por mucho tiempo?

Eso respondemos cuando alguien nos dice que tiene roto el corazón. Sin embargo, los estudios científicos parecen demostrar que en efecto, una emoción intensa sí puede dañar nuestro organismo, en específico, nuestro músculo cardiaco.

Desde la década de 1970, biólogos y veterinarios descubrieron que muchas especies —alces, antílopes, ballenas, delfines, murciélagos, nutrias, monos y algunas aves— sufrían daño en el corazón si tenían una emoción muy intensa.

s6-mito-pareja

A dicho padecimiento lo llamaron «miopatía de la captura», y se desarrolla así: cuando un animal se percata de que es perseguido y siente que su vida corre peligro, la adrenalina comienza a llenar su torrente sanguíneo, de tal forma que se convierte en una especie de veneno que afecta a todos sus músculos, en especial al corazón, lo cual deriva en un ataque cardiaco.

Si a otras especies les ocurre, ¿por qué no a la humana?

En efecto, diversas investigaciones indican que también el ser humano es susceptible a enfermar del corazón
 al recibir un impacto emocional.

Por ejemplo, el 17 de enero de 1994, cuando se produjo uno de los terremotos más intensos en la ciudad de Los Ángeles, se reportaron más muertes por ataques cardiacos que en un día común y corriente. Asimismo, se han detectado casos de personas que, sin tener antecedentes ni señal alguna de enfermedades del corazón, sufren un ataque tras recibir una mala noticia.

s6-mito-corazon

Tal parece que, en efecto, no es tan difícil romper un corazón, y como dice la canción: «es tan tonto el amor que se deja atrapar, por un corazón que no sabe amar…»

7 thoughts on “Mito: Nadie se muere de amor

  1. En lo personal, con este tema llegué a la conclusión de que lo primordial es amarnos a nosotros mismos, si no estamos bien emocionalmente y no tenemos amor propio no podemos amar al prójimo. Dios les bendiga.

  2. En lo personal una ruptura amorosa, me genero el síndrome del corazón roto, en el que, experimente diversas alteraciones en mi metabolismo, esta fueron: dormir poco, falta de apetito, descuidos cotidianos, que me llevaron a quemarme el rostro de un flamazo, así también sentir diversas variaciones en la frecuencia cardíaca por las noches.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Algarabía en 5 minutos

Revista del mes

Libro del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

Taquitos de lengua

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar