El inesperado descubrimiento del Coatepantli en el Centro Histórico

Coatepantli viene de la lengua náhuatl y significa barda o muro de las serpientes de piedra
Coatepantli-tenochtitlán

La Plaza de la Constitución, conocida como el Zócalo capitalino, alberga un sinfín de relatos fantástico sobre lo que un día fue la Gran Tenochtitlan y no de deja de sorprendernos con los descubrimientos arqueológicos. Hace aproximadamente dos décadas se halló una estructura arquitectónica sagrada nombrada, Coatepantli.

La historia que rodea al Coatepnatli

Coatepantli viene de la lengua náhuatl y significa barda o muro de las serpientes de piedra: Koatl – serpiente, Tetl – piedra y Tenamitl – barda o muro.  La pieza era reconocida por circundar el centro de Tenochtitlán; estaba hecha de mampostería y su diseño sobresalía porque tenía esculturas serpentiformes de basalto como decoración. Expertos aseguran, que el muro era una posible veneración hacía Quetzalcóatl –uno de los dioses más importantes de la cultura mesoamericana.

La estructura sobresalía por su tamaño; medía 180 x 160 metros y en el interior ubicaba 58 construcciones monumentales, la más grande era el Templo Mayor. El tamaño de los muros era considerable, por lo que, Hernán Cortes afirmó, que dentro de ese cuadrilátero se podría construir una villa para 500 vecinos.

Esa barda delimitó la zona sagrada de Tenochtitlan durante muchos años, sin embrago, con la llegada de los conquistadores (1521) se destruyó y las piedras sobrevivientes se utilizaron para construir los templos cristianos de los conquistadores.

templo.mayor
Templo Mayor, vía INAH

Descubrimiento del Coatepantli en el Centro Histórico

El 17 de agosto de 2002, mientras trabajadores realizaban excavaciones para un cambio de drenaje en el Centro Histórico de la ciudad se descubrió uno de los muros sobrevivientes que circundaba la zona. Sin saberlo, encontraron parte del Caotepantli, que enmarca la plataforma del Templo Mayor, es decir, de la pirámide dedicada al culto de Huitzilopochtli y Tláloc.

A finales de 1981, los antropólogos Eduardo Contreras y Pilar Luna exploraron el sector ubicado en el oriente de la pirámide de Tláloc. Las investigaciones mostraron una estructura de dimensiones destacables: una plataforma de norte a sur, que no podía ser excavada en ese entonces. Desde esa fecha ya se tenía conocimiento de la estructura, pero no fue hasta el 2002 que salió a la luz inesperadamente.

Coatepantli-tenochtitlán
Coactepantli, Templo Mayor.

Por: Guadalupe Arredondo

Sigue leyendo en Algarabía: El ajolote y la regeneración

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top