Por desobedecer a mis padres – Algarabía
Sin categoría

Por desobedecer a mis padres

Las fábulas, cuentos e historias en donde las personas son transformadas en animales u objetos como castigo por su desobediencia, son una

Cuando se es niño, la desobediencia a los padres es una de las faltas que se castiga con mayor severidad. Entre los castigos que uno puede sufrir, están los regaños, la cancelación del «domingo», irse a la cama sin cenar, no ver televisión o incluso algún golpe. Pero, ¿qué pasa cuando los padres castigadores son dioses o semidioses? ¿Cuáles son los castigos que los «hijos desobedientes» debían sufrir por rebelarse contra sus padres divinos?

—Dinos, mujer araña, ¿de qué te alimentas?
—De cerdo, pez y ave.
—¿Y por qué estás así?
—Por desobedecer a mis padres…
Decir oído en una feria ambulante

Castigar la desobediencia a los padres es una práctica difundida en casi todas las civilizaciones y, en consecuencia, está presente en las mitologías y religiones de todo el mundo.

Uno de los ejemplos más claros sobre la desgracia que provoca esta desobediencia lo narra la Biblia, en el episodio del Génesis, cuando Adán y Eva —hombre y mujer primigenios— son expulsados del paraíso terrenal por haber desobedecido a Dios, su padre creador, al comer del fruto prohibido.

En la mitología griega se dice que Ícaro, hijo de Dédalo, murió ahogado en el mar por haber desatendido las órdenes de su padre de no volar tan alto y cerca del
 Sol, ya que sus alas —construidas por Dédalo con plumas y cera para que pudiera escapar de su prisión en el laberinto de Creta— se derritieron por la acción del calor. Sin embargo, parece que el castigo más impresionante que puede sufrir un humano o un semidios que desobedece a los dioses —sus padres espirituales—, es la transformación en animal o en otro ser vivo o mitológico.

Educación a la antigua

Entre los aborígenes australianos, se cuenta que el Gran Espíritu transformó en moscas a los miembros de una tribu entera por no haber obedecido la orden 
de recolectar y almacenar comida para soportar
 las inclemencias del invierno; en cambio, los de la tribu vecina, quienes sí atendieron la orden, fueron transformados en abejas como recompensa a su dedicado trabajo.

En La Odisea, la semidiosa Circe transforma a todos los hombres de la tripulación de Odiseo en cerdos, con la intención de que el héroe la obedezca y permanezca a su lado por siempre. También es digna de recordar la transformación que, en la mitología latina, sufre la otrora hermosa Medusa en una criatura monstruosa, por la ira y los celos de la diosa Minerva.

s20-curiosidades-circe

Los hijos divinos de los dioses también pueden ser castigados con la metamorfosis: en la mitología de 
los guaraníes de Sudamérica, se relata que Japeusa, 
hijo de Sypave —la primera mujer creada por el dios supremo Tupa y su esposa Arasy—, no obedeció a su madre y se equivocó en la preparación de un brebaje para aliviar la garganta de su hermana Yrasema, quien en lugar de sanar, murió envenenada.

Japeusa enloqueció por su imprudencia y desobediencia, y se quitó la vida ahogándose en las aguas de un río; días después apareció su esqueleto, del cual emergió transformado en un cangrejo. El dios Tupa lo convirtió en este animal para que siempre caminara hacia atrás y, por toda la eternidad, recordara el mal que había hecho a su familia —según este mito, como todos los recuerdos pertenecen al pasado, para traerlos de vuelta a la memoria, es necesario caminar al revés como lo hacen los cangrejos.

«Sois demasiado ricos para obedecer leyes. Y las leyes desobedecidas envilecen a los pueblos». Platón a los habitantes de Cirene.

En la literatura tampoco faltan los ejemplos de la transformación de un hijo desobediente en animal. 
Así, en Las aventuras de Pinocho (1883), del escritor y periodista italiano Carlo Collodi, esta marioneta de madera es convertida en asno por desobedecer a su hada —que es como su madre— e ir en busca de la diversión y el juego al País de los Juguetes, en lugar de asistir a la escuela y convertirse en un muchacho ejemplar.

s20-curiosidades-Pinocchio

Por otro lado, en el cuento «El viento distante» (1963), de José Emilio Pacheco, se menciona que dentro del acuario de una feria se exhibía a una infeliz niña llamada Madreselva, convertida en tortuga por castigo divino al negarse a asistir a la misa de los domingos, tal como se lo ordenaban sus padres.

Lagartonas y víboras

Pero la transformación de los hijos desobedientes en animales no sólo se encuentra en las obras literarias o en los relatos mitológicos, sino también en «la realidad» de los espectáculos de las ferias y los circos ambulantes.

En estas exhibiciones de lo asombroso, se presenta 
a mujeres o niñas cuya desobediencia las llevó a convertirse en serpientes o tarántulas, y que sólo logran sobrevivir gracias a que sus cuidadores las alimentan diariamente con diversos animales.

Es posible que la serpiente sea el animal más elegido para la transformación, porque en muchas civilizaciones simboliza el mal. Además de ser la madre y la guardiana de los muertos, tesoros y ciudades, la serpiente es símbolo de realeza, inteligencia y seducción, y se le han atribuido poderes curativos y de premonición; pero, sobre todo, siempre ha sido una fuente inagotable de estimulación para la fantasía humana.
Incluso, hay que recordar que en las culturas con influencia cristiana, Dios creó una enemistad entre la mujer y la serpiente
 a causa del episodio en el jardín del Edén; entonces, la conversión de una hija desobediente en serpiente sería una alegoría del pecado original cometido por Eva.

Este tipo de espectáculos, en los que un anunciador de potente voz proclamaba: «¡Pasen y vean!», fueron muy comunes en Europa durante el siglo xix y la primera mitad del xx. Lo mismo sucedió en México, donde aún es posible encontrar, apartada entre todos los juegos mecánicos, una pequeña barraca o local con luces de neón y grandes letreros con los que se invita a los visitantes a ver a la «mujer serpiente». En el interior, el espectador se impresiona al observar la cabeza de una mujer unida al cuerpo de una gran serpiente.

Para recrearse con ella, el visitante debe dejarse atrapar por la ilusión creada por unos cuantos espejos, puertas falsas y el ambiente de penumbra y desolación logrado por la escasa luz; así como por el lamento de la mujer que le dice con voz afligida que fue convertida en serpiente como consecuencia de haber desobedecido a sus padres. Buen ejemplo para los niños mal portados.

s20-curiosidades-cihuacoatlNo todo es adversidad para las «mujeres serpiente», sobre todo si esta particularidad no es una maldición, sino una ventaja. Por ejemplo, los aztecas llamaron Cihuacóatl —«mujer serpiente»— a una de sus deidades más relevantes, diosa guerrera a la que consideraron su madre. Se dice que fue ella quien molió los huesos de todos los muertos que el dios Quetzalcóatl recuperó del inframundo para, con el polvo obtenido, moldear a la nueva humanidad. En ocasiones se aparecía por 
los mercados cargando una cuna, la cual dejaba abandonada. Cuando alguien se asomaba a ver lo
 que había dentro, sólo encontraba un cuchillo de piedra, lo cual significaba que la diosa tenía hambre y necesitaba que su pueblo le ofreciera un sacrificio.

En las antiguas crónicas de los conquistadores españoles, se relata sobre la existencia en el Nuevo Mundo de
 una isla habitada por mujeres que veneraban a la diosa Cihuacóatl, quienes únicamente permitían la presencia de los hombres cuando deseaban reproducirse.

Por medio del simbolismo otorgado a las serpientes y a otros animales, se puede conocer más a fondo la forma en que la mente humana concibe y aprecia el mundo que la rodea. En la transformación de los hijos en animales o monstruos es posible vislumbrar los atributos que cada civilización ha adjudicado a cada especie, los valores en los que se basa su cultura —devoción, prudencia, obediencia— y el hecho de que «la educación con el ejemplo» no se limita a la casa y a la escuela.

Texto publicado en Algarabía 72.

4 thoughts on “Por desobedecer a mis padres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palabras sobre palabras

Algarabía niños

Crea y personaliza

Revista del mes

Libro del mes

Taquitos de lengua

Algarabía en SDP noticias

¡Recomiéndamesta! con Ana Julia Yeyé

Publicidad

Publicidad

Publicidad