El método científico – Algarabía
Ciencia

El método científico

¿Cuál es su origen? ¿En verdad es la medida de la veracidad científica?

Quién no recuerda los días de la enseñanza secundaria, cuando, entre los despertares hormonales y los primeros cuestionamientos existenciales, fuimos iniciados en el estudio académico de las ciencias naturales, una por una. Un aspecto fundamental de esta enseñanza consistía en memorizar —o, si teníamos suerte, comprender— el método científico.

La construcción del método

La mayor parte de las respuestas que el hombre ha encontrado a sus interrogantes más vitales ha sido producto de metodologías básicas —como el «ensayo y error»—, a partir de las cuales configura el conocimiento vulgar u ordinario. Sin embargo, la cortedad del alcance de estos métodos hizo necesaria la construcción de uno que nos permitiera descubrir los porqués de las cosas desde un punto de vista objetivo y comprobable y, sobre todo, que pudiera replicarse.

La historia cuenta que, a partir de los estudios que realizó Francis Bacon —canciller de Inglaterra y célebre filósofo de finales del siglo xvi y principios del xvii— en diversas ciencias, llegó a la conclusión de que los métodos empleados y los resultados obtenidos eran muy cuestionables, así que se propuso reorganizar el método científico.

s40-ciencia-bacon

Creyó que, al eliminar toda noción preconcebida del mundo, se podía y se tenía que estudiar al hombre y su entorno mediante observaciones detalladas y controladas. Por esta razón, los estudiosos debían tener una actitud escéptica y no aceptar explicaciones que no se pudieran probar por la observación y la experiencia sensible.

Abandonar los modos comunes de pensamiento es una de las características definitorias del empirismo, teoría epistemológica desarrollada entre los siglos xvii y xviii.

Ahora bien, ¿cómo llegar a la obtención del conocimiento? Bacon planteó una serie de pasos que todavía son repasados en las aulas, aunque hay que reconocer que son muy discutidos por los diferentes especialistas. Recordemos:

El método científico en seis pasos

1. Observación: El primer paso consiste en la observación detallada de nuestro objeto de estudio, con el fin de medirlo y registrarlo. De esta forma se determinan, de modo general, las posibles relaciones que se establecen entre el objeto y el medio en el que se encuentra.

2. Problema. Para que un problema sea objeto de investigación científica debe ser formulado de manera tal que la experimentación en el mundo físico pueda proporcionar una respuesta. Esto quiere decir que, de la observación o registro de experiencias particulares debemos extraer un principio general en ellas implícito —este procedimiento se conoce como inducción, pues se busca obtener conclusiones generales de lo particular.

3. Formulación de una hipótesis. Una hipótesis es una suposición que proporciona una explicación tentativa del problema. Todas las hipótesis son proposiciones provisionales acerca de la veracidad o falsedad de un concepto, una teoría o un modelo determinado.

David Hume propugnó que el origen del conocimiento es la experiencia, […] Esto hace que el conocimiento humano no sea ilimitado, en tanto que la experiencia es su límite.

4. Experimentación o recopilación y análisis de datos. En esta fase, la hipótesis se corrobora —o rechaza— mediante el trabajo de investigación por simulación, observando las pruebas y todos los datos relacionados con ella.

5. Demostración o refutación de hipótesis. Una vez reunidos los datos, se analizan los resultados para determinar si la investigación aportó, o no, pruebas que sustenten la hipótesis formulada.

6. Conclusiones o formulación de teorías o leyes generales. Éste es el momento de condensar todos los datos recogidos para integrarlos, organizarlos y clasificarlos, con objeto de imprimir un significado a los descubrimientos aislados e identificar las relaciones significativas.

El método bajo juicio

Existen un problema al respecto, el tiempo ha demostrado que la argumentación inductiva en que se basa la formulación de las leyes empíricas no constituye un razonamiento irrefutable, por lo que, en principio, la conclusión —o ley general— puede ser falsa, aun cuando las premisas de partida —hechos observados— sean verdaderas.

s40-ciencia-lab

Es por ello que el método recién descrito, conocido como inductivista, se vio obligado a reconsiderar el carácter de «verdad perenne» de sus leyes empíricas, y adoptó en su lugar el concepto de «verdad probable».1 Humberto Fernández, «La naturaleza de la ciencia y el método científico», Psicología y psicopedagogía 5, publicación virtual, Buenos Aires Este postulado cobra cada vez más validez, en tanto que la ciencia moderna supera, una y otra vez, los principios establecidos desde antaño —como la ley de la gravitación de Newton—, pues, según demostró Einstein, hay límites en los que no es válida.

s40-ciencia-metodo

Conozcan: Cuando la ciencia miente

Lo anterior ha puesto al método científico en tela de juicio y así han surgido nuevas versiones que proponen que, a lo sumo, el conocimiento científico es una «conjetura» acerca de cómo es el mundo.

Lean más sobre el método científico en La ciencia platicadita, de la colección Algarabía Libros.

Seguro te interesará leer:

La ciencia como acto de fe
¿Qué son las ciencias exactas?
IG Nobel: ciencia de la carcajada
Mitos de la ciencia

Revista del mes

Buscador de Podcasts

Origen de los días de la semana

Visita Algarabía niños

¡Curiosidades!

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar

Crea y personaliza