X
¿Qué onda con...?

Los conejitos violentos

¿Qué demonios les pasa a esos animales?

Las imágenes en vitrales y manuscritos medievales de tiernos conejitos ejerciendo una terrible violencia hacia las personas es a la vez adorable y ominosa.

La imagen ordinaria del conejo

En el arte de la Edad Media era frecuente que el conejo simbolizara pureza y desamparo. Es por eso que algunas imágenes de Cristo tienen en sus márgenes un zoológico de inocentes conejitos blancos y cafés brincando por el campo.

Asimismo, es muy común asociar al conejo con la fertilidad. Al igual que el término «pollo» ha sido asociado con el miembro masculino, la palabra anglo franca para conejo, conil, se transformó en el siglo xiv a coney, mientras que en español, conejo viene del latín cunicŭlus, que tiene una pronunciación muy similar al moderno término coño, por lo cual pasó a ser la connotación para esa parte femenina.

Las razones son muy sencillas: hablamos de peludas madrigueras, y dejémoslo así. Pero con esto aún no hemos respondido a la pregunta sobre los violentos conejitos.

Drolleries

Se pueden ver muchas cosas raras en los manuscritos medievales: extraños híbridos entre humanos y animales, monstruos distorsionados y escenas extravagantes. Éstas son usualmente catalogadas como Drolleries o Grotesques.

Las Drolleries algunas veces ilustran escenas cómicas, como un barbero con una pierna de madera —que, por razones inexplicables, era de lo más cómico en la Edad Media—
o un hombre es que es serruchado como si fuese una rama... lo cual nos trae a la mente un particular tipo de Drollery: el «Mundo al revés».

s11-queondacon-conejitosasesinos-conejoenperro

La venganza de los conejos

Como los conejos y las liebres eran a la vez símbolo de cobardía, inocencia, desamparo y de una pasiva pero incipiente sexualidad —muchas imágenes medievales muestran a lobos saltando sobre conejos—, es probable que la idea de que ellos tuvieran su revancha asombraba a los artistas de la Edad Media.

En los manuscritos medievales la imagen de la venganza de los conejos es usada para mostrar la cobardía o la estupidez de la persona ilustrada.

Vemos esto en el sobrenombre Stickhare, utilizado en el Middle English1 Se le conoce así al inglés hablado en Inglaterra entre los siglos XI y XV., para calificar a los sujetos cobardes, y si revisamos las imágenes de este tipo, encontraremos muchas de cazadores atemorizados que son golpeados con largas varas por conejos.

La imagen de la revancha de los conejos trascendió de los manuscritos ilustrados. En el Roman de Renart —reunión de poemas satíricos y épicos del siglo xiii—, por ejemplo, tenemos al personaje Cobarde —una liebre—, que captura a un hombre desarmado y acaba colgándolo de una vara.

En fin, te invitamos a leer Algarabía 150 para que conozcas mejor a estos orejones, también a los caracoles de combate y los perros antropomorfos.

También te interesará conocer:

Horrores familiares
Necesitábamos baños propios
Poniéndole Jorge al niño
Gabriel Vargas y la familia Burrón

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE