Sin categoría

Cinco palabras perdidas en la traducción

Cinco palabras de otros idiomas que se han incorporado al español, pero que no tienen un equivalente exacto.

La lengua es un ente vivo, crece y se adapta a las necesidades del hablante, de acuerdo con su cultura y su entorno. Así, es común que las personas incorporen palabras de otros idiomas para enriquecer su vocabulario y expresar sentimientos e ideas. En este texto te presentamos cinco palabras que hemos catalogada como «perdidas en la traducción», pues si bien conocemos su significado, no tienen un equivalente exacto en el español.

Es probable que hayas usado al menos uno de estos términos, y si no has utilizado ninguno o desconocías su existencia, es una buena oportunidad para incluirlas en tu vocabulario.

Kinky /'kiŋ-kē/. Este adjetivo data del año 1844, proviene del inglés y significa «retorcido». Desde la década de los 50, designa a la persona que prefiere prácticas sexuales y eróticas no convencionales —como fetichismo o sadomasoquismo.

Itacate /ita’kate/. El itacate, del náhuatl ihtácatl, es —en ciertas regiones de la República mexicana— una empanada rellena de frijoles o habas; pero en la mayor parte del país, y en casi todos los estratos sociales, designa una provisión de comida que el anfitrión —por una fiesta o una ocasión especial— ofrece a sus invitados para que la lleven a sus casas, o bien que hace llegar a quien no acudió al banquete: «Aquí está el itacate de la boda que te mandó mi abuela».

s8-lengua-itacate

Déjà-vu /deʒavy/. En francés, esta construcción se refiere a algo que es banal, sin originalidad: «Ce n'est que du déjà-vu» —que se traduciría como «esto es algo ya gastado, ya visto»—. Pero en otras lenguas, el uso más común es el de la impresión de haber vivido en el pasado una situación presente, llamada así, déjà-vu —al que, por lo mismo, los franceses se refieren como l'impression de déjà-vu—. El nombre clínico del fenómeno causado por la fatiga en el cerebro que provoca la confusión de situaciones y las mezcla, es paramnesia.

Siesta /si'estə/. De origen latín —sexta hora, ya que los romanos solían dormir a mediodía, la «sexta hora del día»—, este vocablo que, según el dem, significa «periodo después de la comida del mediodía, cuando el calor es más intenso, que se dedica al sueño», cuando es usado en otras lenguas se hace, ya sea con la voz española siesta o, bien, con alguna adaptación a la lengua correspondiente, como es el caso del francés «faire la sieste» —«hacer la siesta»—.

s8-lengua-siesta

En inglés encontramos, por su parte, la palabra nap, sin embargo, muchas veces se utiliza el término siesta, que es más específico en términos de «breve sueño después de comer»: «Hindus and Argentines sleep firmly from twelve till one / but Englishmen detest a siesta».

Meraki /meráki/. Del griego, adjetivo utilizado para describir algo en lo que se pone mucho empeño, creatividad o amor; cuando dejas algo de ti en lo que haces, cualquier cosa que ésta sea: por ejemplo, preparar una comida, arreglar un cuarto, decorarlo, editar Algarabía, etcétera —vamos: hacerlo «con amor».

  • Pingback: Haciéndonos de palabras()

  • Pingback: Sin traducción()

  • Pingback: Cinco palabras de otros idiomas que se han incorporado al español, pero que no tienen un equivalente exacto()

  • Sandya

    Pero, en si que significa realmente itacate???
    Gracias

    • Perro

      No seas pendeja, que en el artículo viene el significado, o será que no sabes leer? Estupida .l.

      • Víctor

        Oye, en ningún lado dice su significado. Dice lo que es, mas no qué significa.

        Pero ¿Qué se puede esperar de una “persona” que se autodenomina “perro”. Aprende a respetar por favor.

        • Wiccan Rogue

          Bueno…un perro demuestra mucho más que nuestro amigo, así que tú no seas especista.

      • Wiccan Rogue

        Tranquilo…no todos tenemos tu sapiencia. Y mejor cámbiate el “alias” porque un perro muestra mucho más educación y valores que tú, bestia corrupia.

    • Wiccan Rogue

      Amiguita, la definición está en las primeras dos líneas del texto, mismo que cito:
      “El itacate, del náhuatl ihtácatl, es —en ciertas regiones de la República mexicana— una empanada rellena de frijoles o habas…”
      Evítese la pena de que gente como “Perro” se le aviente a la yugular y mejor preste un poquito más de atención cuando está leyendo…

      • Francisco Xavier López Rodrígu

        De todos modos no existe una palabra específica en español que equivalga al nahuatl “itacate”, o “comida para llevar envuelta en una servilleta”, que es su uso más común. La “empanada” rellena de frijoles o habas sería más bien lo que en México se conoce como “taco”, o bien “quesadilla”, que no necesariamente está rellena de queso, ni de frijoles o habas.

        • Josh Glez

          Obviamente no. Un taco y una quedadilla jamás serán ni por poco cercanos a una empanada, son cosas muy diferentes. Tambien existen los tlacoyos que son mas cercanos a las empanadas rellenas pero de igual forma son muy diferentes.

          • Francisco Xavier López Rodrígu

            De hecho en la cocina tradicional mexicana lo màs cercano a una empanada son los “hojaldres” de panaderìa que generalmente estàn rellenos de atùn, picadillo, champiñones, rajas con queso, o mole con pollo. o bien los famosos “pastes” hidalguences, de influencia europea rellenos tambièn de diferentes guisos. Los “tlacoyos” son tortas romboidales de masa rellenos de frijol, haba o quesillo que se asan y posteriormente se cocinan con un “caldillo” de jitomate y chile, que nada tienen que ver con el concepto de una empanada, ni mucho menos con un “itacate”. En la comida prehispànica, los màs cercano a una empanada serìa una quesadilla.

Publicidad

Cabello o pelo

busca en algarabía

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE