Editorial 101

Editorial 101

Que hay todo esto y más en esta Algarabía de febrero, en la que exploramos nuevos rumbos siempre sorprendentes, siempre cambiantes en este 2013, que ya se nos vino encima, con todo y todo. Y eso significa nuevas preguntas, nuevas exploraciones e indagaciones, y otras inquisiciones para dar siempre un poco más, un poco más de palabras, de ideas, de semblanzas, de letras y de humor.

Y la verdad es que este número promete, y promete mucho: mucho divertimento, muchas ideas, mucha ciencia y muchísimas palabras, porque empezamos debatiendo largo y tendido sobre los apellidos de casada, en un artículo en el que, yo mera, me pregunto si son un insulto o un atavismo cultural. Y de ahí nos vamos a hablar de sorprendentes datos sobre las medidas de nuestro cuerpo, y luego sobre caligramas, lo que Apollinaire y algunos otros vislumbraron como palabras que crean formas; para terminar en la esquina de los inventores locos que ingenuamente patentan cosas que rayan en lo absurdo.

Asimismo, les contamos una simpática historia sobre un perrito y el susto que se llevó; los llevamos de la mano para adentrarnos en el delicioso mundo de los jugos y licuados; les decimos cómo citar y hacer notas a pie de página, y les platicamos quién fue Lawrence de Arabia —el real, que no Peter O’Toole en la película—, mientras que Benjamín Troyse nos hace una semblanza de algunos de los dictadores más infames y crueles del siglo xx.

Incluimos en este número 101, una interesante nota de por qué a los bebés se les viste de azul si son hombres o de rosa si son mujeres; una cronología de la bicicleta, desde su invención hasta nuestros días, y un Top 10 de las ciudades más ricas del mundo, así como un mapa de las placas tectónicas de nuestro país: esas que hacen que la Tierra tiemble.

Si usted está convencido de que los seres humanos tenemos libre albedrío, uno de nuestros artículos lo pondrá a dudar, pero otros le traerán los buenos recuerdos del espirógrafo y del Festival de la Canción Latina, mientras que otro más lo hará fascinarse con la pintura enigmática y supergringa de uno de mis pintores favoritos: Edward Hopper.

Que hay tarambanas, mequetrefes, granujas, malandrines, malhechores y bribones, pero también otras palabras de todo corazón en este número de Algarabía que como todos es único, diferente e irrepetible. Disfrútelo.