Desde la redacción

Ultracorrección

La lengua es, sin duda, reflejo de lo que somos como seres humanos, ya que muestra nuestra cultura, gustos y hábitos, en mayor medida que los signos externos, tales como la ropa, la forma de comer o el comportamiento.

¡Qué bonito tu cabello!

La lengua es, sin duda, reflejo de lo que somos como seres humanos, ya que muestra nuestra cultura, gustos y hábitos, en mayor medida que los signos externos, tales como la ropa, la forma de comer o el comportamiento. Los fenómenos lingüísticos nos dan luz sobre actitudes sociales, como las diferencias de sexo, las relaciones de poder en una comunidad y la segregación o marginación de algunos grupos sociales.

Usar una lengua no implica sólo conocerla, sino saber cuándo hablar y cuándo quedarse callado, cómo transmitir e interpretar respeto, seriedad, humor, cortesía o intimidad; más aún, cómo comunicar nuestras aspiraciones, lo que admiramos, lo que perseguimos, lo que quisiéramos ser.

William Labov, fundador de la sociolingüística moderna, descubrió los parámetros que tienen que ver con el comportamiento de la lengua a nivel social, como el hecho de que la clase media baja en Nueva York, al tratar de alcanzar a la clase culta, tiende a usar formas que considera «más correctas» y apropiadas para contextos formales. Determinó que esta actitud es el resultado de una fuerza prescriptiva o de presión que actúa desde arriba al calificar «lo que debe ser correcto» y que tiene una importancia significativa en la evolución del lenguaje.

Labov descubrió que esto se debe a la inseguridad lingüística de la clase media baja, que insiste en copiar patrones de la clase culta y que es muy sensible a rasgos estigmatizados que ella misma usaba, pero que considera «erróneos», sin olvidar la percepción inexacta de su propia habla.1 Este principio de ultracorrección es mucho más fuerte en el caso de las mujeres –posiblemente la madre de la clase media y la profesora de educación básica sean los agentes primarios para acelerar la adopción de estas formas.

En síntesis, la ultracorrección o hiperurbanismo, como algunos lingüistas la han nombrado, a nivel social, es un fenómeno que ocurre cuando la gente pretende expresarse de una manera más «educada», al tratar de encajar en ciertos contextos sin saber qué se necesita para ello, queriendo imitar formas de hablar que no le son propias. Por su parte, en el nivel gramatical se trata de la aplicación de una regla equivocada o no aprendida, cuya intención original era evitar otros fallos más comunes.

En Sevilla –y en otras ciudades costeras de los países de habla hispana–, la clase media baja quiere evitar la costumbre paterna de ignorar la d intervocálica en cansao, tumbao, bailao, y, por lo tanto, la intercala en voces que no la llevan, como Bilbado y bacalado —Bilbao y bacalao—.

En Buenos Aires, para evitar la falta de s final en verbos como vamoh, hacemoh, cantamoh, se utiliza la s en la segunda persona del pretérito de verbos como fuistes, hicistes, cantastes.2

En la ciudad de México, hay muchos ejemplos y muy variados. La clase media baja tiende a decir varea, cambea, copea, en lugar de varía, cambia y copia, para evitar el error de pronunciar los hiatos como diptongos, en casos como tiatro y piorteatro y peor—; o, para evitar errores muy propios del habla popular como: «Creo no va a venir, me dijo no venía» en lugar de «creo que no va a venir, me dijo que no venía»,3 utiliza formas incorrectas como: «Es de que, creo de que, pienso de que» en lugar de: «Es que, creo que, pienso que». Otro ejemplo de ultracorrección en la ciudad de México se da en el uso del vocablo currícula, tratando de evitar la forma incorrecta: «Leí los currículum». Currícula es la forma plural que se obtiene del vocablo neutro en latín currículum, así que las formas correctas serían: «Él me dio su currículum o sus currícula».

De la misma manera, se tiende a corregir el partitivo en oraciones como: «Deme un vaso de agua, quiero una taza de leche, o un plato de arroz», al decir «un vaso con agua, una taza con leche y un plato con arroz», arguyendo que «el vaso no está hecho de agua ni el plato de arroz» y olvidando que, si se trata de sustantivos de masa que no se pueden contabilizar, necesitamos cuantificadores para indicar las cantidades y que la preposición de significa muchas cosas, no sólo en la materia de lo que está hecho algo; por lo tanto, está bien –y muy bien– decir: «vaso de agua».

Hay otras expresiones de la clase media baja que no pueden considerarse ultracorrecciones propiamente dichas, pero son artificiales y rebuscadas, ya que pretenden ser más elegantes o «propias». Por ejemplo, demasiado, bastante en lugar de muy, mucho, o mas sin encambio, mas sin embargo, en vez de sin embargo, o cabello en lugar de pelo, mejilla en lugar de cachete –cuando siempre se había llamado así.

En esta misma tendencia, podemos incluir los pleonasmos en los que se incurre al estilizar el habla –el gusto del mexicano por lo rebuscado–: aquí, en México; yo personalmente; ojalá Dios quiera; señor don Javier Rodríguez, y te lo vuelvo a repetir4. Otro fenómeno es el léxico de ciertos medios en los que se trata de estilizar el español para hacerlo más «corporativo»: aperturar una cuenta, en lugar de abrir una cuenta, u ofertar una acción, en lugar de ofrecer una acción.

Como podemos ver, la ultracorrección es un fenómeno muy interesante a nivel lingüístico, pero de algún modo –ya que es artificial–, reprobable a nivel social.

❉❉❉

Notas:
1. Yolanda Lastra, Sociolingüística para hispanoamericanos, una introducción, México: El Colegio de México, 1992; p. 317.
2. v. «Su simpática s», p. 121.
3. v. «Creo _ ya se enojó Agustín», p. 183.
4. «Pleonasmos escondidos», p.171.

Comments are closed.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE