Desde la redacción

«The House of the Rising Sun» / The Animals (1964)

Misteriosa es la forma como han surgido las obras que terminan por ser «anónimas», pues ninguna de las personas que participó en su creación se propuso elaborar algo que sería pulido por los años y la tradición.

Sólo perduran en el tiempo
las cosas que no fueron del tiempo.

Borges

Misteriosa es la forma como han surgido las obras que terminan por ser «anónimas», pues ninguna de las personas que participó en su creación se propuso elaborar algo que sería pulido por los años y la tradición.

La música tradicional fue compuesta durante siglos por cientos o incluso miles de personas que han interpretado melodías que, en cada ejecución, agregaron o quitaron algo para adaptar la música a los gustos imperantes —o por simple «improvisación».

Lo mismo pasó con canciones como «The House of the Rising Sun» —también llamada «Rising Song Blues»—, cuyo origen se atribuye a una melodía tradicional inglesa del siglo xviii —aunque hay indicios de que pudiera provenir de una canción del siglo xvi que hablaba sobre un burdel de Soho, al oeste de Londres.

La grabación más antigua de la que se tiene registro fue ejecutada por los músicos «apalaches» Clarence «Tom» Ashley y Gwen Foster, en 1934, para la disquera Vocalion Records:

A esta versión siguió una grabación de campo —realizada en el este de Kentucky por el etnomusicólogo Alan Lomax— para el Archivo de Música Folklórica Americana de la Biblioteca del Congreso de los ee.uu.:

Esta versión, interpretada a capela por Georgia Turner —entonces una niña de 16 años—, definió el estilo de otras adaptaciones, como la que grabó el ícono de la música folk Woody Guthrie, en 1941:

Sin embargo, desde 1937 ya existía una versión grabada por Josh White, más melódica y pausada, que tenía más de blues que de folk:

Del estilo que le imprimió Josh White a esta canción surgió el arreglo que, en 1960, grabó Joan Baez:

Inspirado por Baez, Dave Van Ronk compuso este arreglo:

Aunque Bob Dylan retomó el arreglo de Dave Van Ronk en su primer disco de 1962, fue Dylan quien definió la letra de esta forma:

There is a house down in New Orleans,
they call the risign sun.
And it's been the ruin of many a poor girl
and me, oh God, I’m a-one.

My mother was a tailor,
she sewed these new blue jeans.
My sweetheart was a gambler lord
down in New Orleans.

Now the only thing a gambler needs
is a suitcase and a trunk,
and the only time he's satisfied
is when he's on a drunk.

He fills his glasses up to the brim
and hell pass the cards around,
and the only pleasure he gets out of life
is ramblin from town to town.

Oh, tell my baby sister,
not to do what I have done,
but shun that house in New Orleans,
they call the rising sun.

Well, it's one foot on the platform
and the other foot on the train.
I’m goin back to New Orleans
to wear that ball and chain.

I’m a-goin back to New Orleans.
My race is almost run.
I’m goin back to end my life
down in the rising sun.

There is a house in New Orleans,
they call the rising sun.
It’s been the ruin of many poor girl
and me, oh God, I’m a-one.

Después de que Dylan grabara «The House of the Rising Sun», el público le empezó a reclamar a Dave Van Ronk, en sus conciertos, que «esa canción era de Bob Dylan», al grado que tuvo que omitir la pieza de su repertorio.

A la grabación de Dylan, en 1962, siguieron otras de Nina Simone, que interpretó primero como un jazz suave:

y que después grabó con un ritmo más festivo:

En 1964, The Animals —un grupo que interpretaba covers de blues con arreglos de rock— retomó la interpretación de Dylan, pero añadió un órgano y cambió algunas estrofas para darle más peso al dramatismo de su interpretación:

There is a house in New Orleans,
they call the rising sun.
And it's been the ruin of many a poor boy
and, God, I know I'm one.

My mother was a tailor,
she sewed my new blue jeans.
My father was a gamblin' man
down in New Orleans.

Now the only thing a gambler needs
is a suitcase and trunk,
and the only time he's satisfied
is when he's on a drunk.

Oh, mother, tell your children
not to do what I have done.
Spend your lives in sin and misery
in the house of the rising sun.

Well, I got one foot on the platform,
the other foot on the train.
I'm goin' back to New Orleans
to wear that ball and chain.

Well, there is a house in New Orleans,
they call the rising sun.
And it's been the ruin of many a poor boy
and, God, I know I'm one.

Después de que The Animals grabaran «The House of the Rising Sun», el público le empezó a reclamar a Bob Dylan que «esa canción era de The Animals», al grado de que tuvo que dejar de tocarla en sus conciertos.

Aunque siguieron versiones de esta canción de The Supremes, Tim Hardin, Santa Esmeralda, Tracy Chapman, Sinead O’Connor, The Walkabouts, entre muchos otros, hasta la fecha, la ejecución de The Animals es la más célebre y la que persiste como la preferida del público. ¿Cuál es la preferida de usted?

El autor de esta nota recibirá con gusto sus comentarios en Twitter. Sígalo como @alguienomas

Comments are closed.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE