El beso Rosenberg

El beso Rosenberg

Habían sido declarados culpables por los crímenes políticos de espionaje y traición al gobierno de los ee.uu.; el 5 de abril de 1951 fueron condenados a muerte, y en 1953, cumplieron su sentencia en la silla eléctrica… Aquél fue su último beso.

39-foto-interior1

-o-

Según las acusaciones, Ethel Greenglass1 Su apellido de soltera (1913-1953) y Julius Rosenberg (1918-1953) habían enviado información sobre el Proyecto Manhattan a la agencia de inteligencia de la Unión Soviética, la kgb. Klaus Fuchs2 Químico, su nombre real era Harry Gold fue uno de los espías que confesó haber otorgado a la urss la información sobre los proyectos de armamento nuclear de los ee.uu., y señaló como cómplice suyo a David Greenglass quien ⎯para librarse de culpa, dicen unos, presionado por el fbi, otros más⎯ inculpó a su cuñado y a su propia hermana como eje central del plan de espionaje.

A David, como a otros involucrados, se le condenó a 15 años de prisión; a Julius y Ethel, por sus antecedentes como activistas comunistas, se les detuvo ⎯en julio y agosto de 1950, respectivamente⎯ para procesarlos y reiterar públicamente la postura enérgica y determinada del gobierno ante todo traidor de la nación.

39-foto-interior2
39-foto-interior3

Fotografías tomadas para las fichas policiales de los condenados

La ejecución fue programada para el 19 de julio de 1953; una noche antes, cerca de 7 mil personas partieron hacia Washington para protestar en contra de la condena; figuras públicas de todo el mundo se manifestaron en contra de la decisión de los tribunales norteamericanos ⎯incluso el Papa Pío xii lo hizo⎯. Sin embargo, el veredicto era inapelable y, tal como había sido dispuesto, los Rosenberg fueron ejecutados.

39-foto-interior4

Un año después de la ejecución, el Congreso estadounidense tipificó como crimen capital al espionaje: a esta nueva legislación se le conoció como «Ley Rosenberg».

La fotografía en la que Ethel y Julius se besaron por última vez fue tomada en Nueva York, en el tren que los llevaba a la prisión luego de su comparecencia ante el tribunal que los condenó; ambos, ciudadanos judíos, padres de familia y activistas de inspiración comunista, fueron protagonistas de uno de los procesos políticos más controvertidos en la historia de su país: por un lado, el único caso de pena de muerte civil durante la Guerra Fría; por el otro, la historia del entrañable «adiós» entre una pareja que quedaría para siempre grabada en la memoria.

«Muero con honor y dignidad, sabiendo que mi esposo y yo seremos reivindicados por la historia.»

⎯Ethel Rosenberg

Referencias:
⎯Imágenes e información de la obra completa de James Lescott, volumen especial: «Los 50 en fotografías»
⎯Registros en www.bbc.uk
⎯National Channel: Documanía, «Proyecto venona. El caso de Ethel y Julius Rusenberg»

Comments are closed.