Desde la redacción

Chilanga banda / Jaime López (1995)

¿Cuántos de nosotros no hemos coreado, a todo pulmón, «Chilanga banda», reafirmando con ello nuestro orgullo de pertenecer a, como dice la canción, la chilanga banda?

¿Cuántos de nosotros no hemos coreado, a todo pulmón, «Chilanga banda», reafirmando con ello nuestro orgullo de pertenecer a, como dice la canción, la chilanga banda?

Seguramente todos saben lo que las palabras «chilango» y «banda» significan. En caso de que no, aquí la explicación: «chilango», agregada al Diccionario de la Real Academia Española en 2009, es usada como adjetivo peyorativo o gentilicio de uso común por aquellos que no viven en el Distrito Federal para dirigirse a las personas que pertenecen a este lugar, y «banda» hace referencia a un grupo de personas con afinidades y gustos en común. Una vez aclarado este punto, sigamos con la canción.

A mediados de los años 90, el grupo mexicano Café Tacvba, nacido en 1989, popularizó y, a la vez, se hizo popular con «Chilanga banda». Esta canción hacía que los jóvenes citadinos se sintieran más mexicanos que el nopal, más «reyes del barrio» que el mismísimo Tin Tan y los más grandes conocedores de la escuela de la calle. Es probable que algunos de los que en esa época estaban en plena adolescencia y se identificaban con Café Tacvba crecieran con la idea de que esta canción pertenece a dicha agrupación. Pero esto no es así: el autor es el tamaulipeco Jaime López.

Cover de «Chilanga banda» por Café Tacuba

El compositor y cantante Jaime López es uno de los precursores del llamado Movimiento Rupestre, surgido en los años 80. Su trabajo ha sido influencia de artistas como Botellita de Jerez, Cecilia Toussaint, Eugenia León y Tania Libertad, entre otros. Por su formación y habilidad literaria, el tamaulipeco se convirtió en un hito de la música mexicana, al crear canciones cuyas letras son una crítica social y política al país. Para lograrlo, el compositor enriquece la canción con ingeniosas frases que contienen juegos de palabras muy características de la cultura mexicana, en especial del DF. Y el más grande ejemplo de ello es, justamente, «Chilanga banda».

El Movimiento Rupestre surgió dada la falta de recursos de los artistas mexicanos. Para crear su música, usaron instrumentos acústicos como guitarra, armónica y teclado, y la riqueza de la canción se encontraba en su letra.

Antes de escribir esta canción, López se había dedicado a musicalizar algunos de sus escritos, pero es con este sencillo con el que consolidó su carrera. A manera de himno, «Chilanga banda» tiene gran relevancia desde el punto de vista cultural y lingüístico. Su letra es una larga lista de palabras de uso coloquial que están basadas en el fonema ch —el cual utilizamos bastante en el país— y que quizá no sean muy del gusto de los «bien hablados», pero, sin duda, son conocidas por los distintos sectores de la Ciudad de México.

Así como The Beatles, con A day in life, describen el día de un inglés en los años 60, López relata a lo que se tiene que enfrentar un mexicano promedio un día cualquiera; define su estilo y forma de vida y, lo mejor: lo hace canción.

Y al ver el video que realizó, por su parte, Café Tacvba, se puede ver esa parte de la «vida chilanga». No la de las altas esferas de la sociedad mexicana, sino la de los lugares pobres y maleados de la Ciudad de México, en donde, a diario, este sector lidia con injusticias cometidas por «los poderosos», pidiendo ayuda de sus iguales, es decir, de otro chilango.

Para otros, tal vez, muestre una hipótesis que muchos tienen: que ésta es una ciudad —y un país— cuyos habitantes recurren al vicio para olvidar problemas, para festejar, para ahogar las penas, para brindar por el amor... para todo.

«Chilanga banda» de Jaime López

Este sencillo pertenece al disco Odio Fonky, tomas de buró (1994), producción que resultó muy innovadora y que fue muy bien aceptada por el público, ya que contiene los ritmos que se encontraban de moda, como rap —en la forma de cantarse— en combinación con rock y ritmos caribeños. De esta manera, «Chilanga banda», rica musical y culturalmente, se convirtió en un referente de la historia de la música en México y una canción icónica del rock en español.

A continuación, la «traducción» de la letra para aquellos que no sean chilangos o que alguna vez se hayan preguntado: «¿Qué demonios es lo que acaban de cantar?»

Ya chole, chango chilango, / Siempre es lo mismo contigo, capitalino
,
qué chafa chamba te chutas. / trabajas en algo bien feo.
No checa andar de tacuche / No queda bien vestir de traje

y chale con la charola / ni está bien traer placa de policía.

Tan choncho como una chinche, / Tan gordo como una chinche, 

más chueco que la fayuca, / más ilegal que la mercancía de contrabando
,
con fusca y con cachiporra, / con pistola y con macana,

te pasa andar de guarura. / te gusta ser guardaespaldas.

Mejor yo me echo una chela / Mejor me tomo una cerveza 

y chance enchufo una chava. / y tal vez me acuesto con una chica
.
Chambeando de chafirete / Trabajando de chofer

me sobra chupe y pachanga. / me sobran alcohol y fiestas.

Si choco, saco chipote / Si me estrello contra otro carro, traeré un golpe
.
La chota no es muy molacha, / La policía no es muy honrada,

chiveando a los que machucan, / amedrentando a los conductores,

se va en morder su talacha. / su trabajo es sobornar a las personas.

De noche caigo al congal. / En la noche voy a un prostíbulo
.
No manches, dice la changa. / No seas malo, dice la señora
.
Al choro del teporocho, / Al ritmo del borracho
,
enchifla, pasa la pacha / rápido, pásame la botella

Pachucos, cholos y chundos / Pachucos: mexicanos que vivían en ee. uu., que visten como Tin Tan; cholos: jóvenes con look pandillero, y chundo: gente de baja calidad y hábitos inapropiados
.

Chichinflas y malafachas / Chichinflas: asaltantes de poca categoría y malafachas: gente de muy mal gusto para vestir y con poca limpieza.


Acá los chompiras rifan / Aquí los grandes amigos son muy fieles.

Y bailan tibiritabara / «Tibiritabara» es una canción de La Sonora Matancera
Mi ñero mata la bacha / Mi compañero se acaba la colilla del cigarro de mariguana,
y canta «La cucaracha». / Y canta la canción de la Revolución Mexicana que dice: «La cucaracha ya no puede caminar porque no tiene, porque le falta mariguana que fumar».

Su choya vive de chochos, / Su cabeza vive de pastillas, drogas,
de chemo, churro y garnachas, / de pegamento o aguarrás inhalado, cigarro de marihuana y comida chatarra típica del DF.
Transando de arriba abajo / Robando por todos lados
,
ahí va la chilanga banda. / ahí va la gente del DF.

Chinchín si me la recuerdan, / Pobres de ustedes si insultan a mi madre,

carcacha y se les retacha. / se les regresa.

«Chilanga banda» con Jaime López y Rubén Albarrán, Vive Latino 2012

Sigue a la autora en Twitter como @retrofutura_

Comments are closed.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE