X
Desde el palco

El último paciente

La realización de esta película muestra un nivel formal y narrativo por la que puede catalogarla, quizá, como el mejor trabajo de su director.

Después de haber presentado Viridiana (1960), que se convertiría en su obra más emblemática, el cineasta aragonés Luis Buñuel exhibía la falsedad que se oculta en la generosidad y la hipocresía del sentido cristiano del servicio. Esa duda parece recorrer El último paciente (Chronic, 2015) la más reciente producción del cineasta mexicano Michel Franco, quien tuvo un 2015 espectacular con victorias significativas en los festivales de cine más importantes del mundo, siendo su victoria más significativa el premio a mejor guión en el Festival de Cine de Cannes.

s15-palco-escena-1

Michel Franco, uno de los cineastas que más peso tienen en el panorama cinematográfico en México, nos presenta en su más reciente cinta a David (Tim Roth), un enfermero de pacientes terminales que se involucra a un nivel muy personal con ellos, supliendo en más de un aspecto, sus profundas deficiencias emocionales y tratando de aliviar la depresión que sufre, pero cuando los familiares de uno de sus pacientes procede legalmente contra él, la situación comienza a tornarse aún mas compleja, ahora David busca pacientes fuera de la agencia que lo contrató, llegando a límites personales insospechados.

Franco se ha caracterizado por ser un cineasta de un estilo reconocible pero cuyo logro más claro ha sido personalizar y perfeccionar la copia del estilo de otros cineastas europeos, particularmente del austríaco Michael Haneke (Amour, 2012).

Esto no necesariamente demerita el trabajo de Franco, que en El último paciente presenta la que a nivel formal y narrativo sea quizá su mejor trabajo, a pesar de un final polémico, por decir lo menos así como la afición por una crueldad amateur, desplegada con vomitivo regodeo en Después de Lucía (2012).

La cinta pone en duda genuina las intenciones detrás del enfermero ¿quién sale más beneficiado en este intercambio? ¿Enfermo o cuidador?

Una de las razones por las que El último paciente resulta eficiente es por el desempeño de Tim Roth, cuya interpretación aleja a su enfermero de cualquier maniqueísmo y lo pone en un claro umbral de ambigüedad moral, tanto en sus intenciones como en sus acciones, David se mantiene a lo largo de la cinta como un enigma que busca resolverse a sí mismo a través de los otros, en este caso, sus pacientes.

Aquí la construcción pausada de Franco resulta verdaderamente efectiva y con un propósito más claro que en sus otros filmes, en los que parecía no ir más allá de un mero ornamento que ponía sus películas en «la tendencia» del cine contemporáneo.

s15-palco-escena-3

Desafortunadamente, hacia el final, Franco termina traicionando, literalmente en un arrebato, todo el trabajo que venía haciendo, cual enfermero dedicado que termina por aplicar violenta eutanasia a un paciente perfectamente sano.

 

También te interesará:

¿Qué frase de película define mejor tu vida?

Batman y Superman

Why so serious?

 

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE