#103 Algarabía Del mes

Mandalas

Le presentamos el origen de los mandalas y su significado en el budismo.

No es que su compañera de oficina sea una fanática del Op Art de Vasarely. Tampoco suponga que es una aficionada del hipnotismo o que está tratando de encontrar la puerta secreta a la dimensión desconocida. No. Es mucho peor que eso. El círculo que cuelga tan mono de la pared de su oficina es, seguramente, uno más de los numerosos objetos que el new age, esa tendencia aberrante que impera en nuestros días, ha asimilado. Se trata, ni más ni menos, que de un mandala.

Si uno, inocente neófito, osara preguntar qué rayos es eso del «mandala», la respuesta correría, probablemente, por este cauce: «Pues mira, un mandala es un catalizador cósmico que canaliza la energía del ambiente y la hace vibrar a una frecuencia superior para cortar todas las malas ondas y traer como resultado logros espirituales, abundancia y felicidad». ¿Qué tal? Lo peor es que, por extraño que parezca y a pesar del galimatías acuariano, esta respuesta no está del todo errada. Sin embargo, puede estar seguro, eso sí, que no por colgar un mandala en la pared se va a convertir en un yogui volador.

El origen de los mandalas

La palabra mandala se ha vuelto un término genérico para denominar una multitud de esquemas, gráficos o dibujos geométricos que, de manera simbólica, representan el universo desde la perspectiva humana. Si bien el interés por los mandalas se ha enfocado principalmente en ejemplos tibetanos, una variedad de culturas y tradiciones religiosas del sur de la India —tales como el hinduismo y el jainismo— también utilizan estos diagramas.

De origen sánscrito, la palabra mandala se deriva de la raíz manda, ‘esencia’, a la que se le ha añadido el sufijo -la, ‘contenedor’. Así, en un sentido burdo, podríamos decir que un mandala es, ante todo, un «contenedor de esencia». Este término aparece ya en la colección de himnos del Rig Veda, en donde se refiere a un capítulo o una colección de mantras o himnos, de donde se creía había surgido el universo entero. Queda claro que, desde sus inicios, la idea del mandala ha estado relacionada al modelo del mundo.

En el hinduismo, los mandalas están íntimamente ligados a los yantras: composiciones geométricas de dos o tres dimensiones que se usan en los rituales de meditación o sadhanas. Cada yantra es único y hace una llamada a una deidad a través de elaborados diseños simbólicos y geométricos. Complejos entretejidos geométricos de triángulos y cuadrados, los yantras son venerados como contenedores de la presencia divina. Son, por decirlo de otra forma, un mapa de los aspectos espirituales de las experiencias humanas o la forma visual de una oración.

El significado y uso de un mandala en el budismo

Por su parte, la tradición budista también cuenta con la práctica de los mandalas. La palabra tibetana para mandala es मणड् ल—pronunciadad kil-’khor—, que significa literalmente «aquello que rodea un centro», es decir, lo que representa o está alrededor de un significado. Existen muchos tipos de mandalas, mismos que se utilizan para los propósitos particulares de las diferentes clases de prácticas budistas.

En las enseñanzas de los sutras,1 Los discursos públicos que dio Buda y que constituyen los temas básicos de la práctica para obtener la liberación de los renacimientos sin control —o samsara— y para alcanzar el estado iluminado de un Buda. por ejemplo, un mandala funciona como una representación externa de un sistema de mundos. Según las enseñanzas del Abhidharma, este sistema de mundos está constituido por una montaña gigantesca que se eleva en el centro del universo, alrededor de la cual se localizan cuatro continentes, cada uno de ellos flanqueado por dos islas más pequeñas; dichas tierras están habitadas por todo tipo de seres: desde humanos y animales, hasta dioses, espíritus, árboles que colman todos los deseos, y joyas preciosas. Este tipo de mandala sirve generalmente como una ofrenda a un maestro espiritual antes de solicitar una enseñanza, votos o un empoderamiento tántrico.

Conoce más a fondo el significado de los mandalas en Algarabía 103.

Comments are closed.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE