X
Sin categoría

Axolote se escribe con x

El ajolote es un misterio para los científicos, ya que este anfibio tiene la capacidad de reproducirse sin tener que llegar a la etapa adulta.

Axólotl, dios de nuestros antepasados, enigma de los científicos, salud de los tísicos, alimento de los nobles, inspiración de artistas, metáfora de los filósofos, ente paradójico, ser que no quiere crecer, que huye de la muerte; te observamos, te conocemos, te diseccionamos. Penetramos en tu mundo, mexicano axolote.1 La información de este escrito fue tomada del hermoso libro Axolotiada. Vida y mito de un anfibio mexicano. Coord. y ed. de Gerardo Villadelángel Viñas; antología, introd. y notas de Roger Bartra, México: FCE, INAH, 2011.

«En ciertos lagos de México vive un animalejo de nombre imposible, un poco parecido a la salamandra». Primo Levi.

Xólotl y los mitos

Cuenta fray Bernardino de Sahagún la leyenda del dios Xólotl quien, cuando el aire iba a matar a todos los dioses, huyó y se transformó en pie de maíz, luego en penca doble de maguey, para finalmente echarse al agua y convertirse en el animal llamado axólotl,2 Aunque en el DRAE y en textos de muchos autores se podrá encontrar «ajolote» así, con j, aquí la escribimos igual que Roger Bartra, cuyo criterio es usarla con x, ya que el axolote es tan mexicano como el nombre de su país de origen: México. aunque ni así pudo salvarse de la muerte.

s5-ciencia-0

Al dios Xólotl le tocó jugar la peor parte. Era el gemelo del hermoso Quetzalcóatl, pero feo y deforme, y fungía como patrono de los mellizos y los anormales. Su miedo a la muerte —o su valor para resistirse a morir— hizo que se convirtiera en ese anfibio cuyo nombre en náhuatl significa «perro de agua», «juguete del agua» o «monstruo del agua».

«El axolote es nuestro emblema. Encarna al temor de ser nadie y replegarse a la noche perpetua en que los dioses se pudren bajo el lodo y su silencio es oro —como el oro de Cuauhtémoc que Cortés inventó.» El axolote es nuestro emblema, José Emilio Pacheco.

Para los antiguos mexicanos, 
el axolote era un manjar que 
los miembros de la nobleza disfrutaban frito, cocido o asado. Su carne tiene un sabor similar al de la anguila, y se dice que es afrodisiaca. ¿Será por su forma de espermatozoide gigante? ¿O porque su ano se asemeja a una vulva de mujer? Del axolote se cuentan algunos mitos: por ejemplo, se dice que las axolotas menstrúan, y que si una muchacha se mete en un estanque con estas criaturas, éstas se le introducirán en la vagina, y también es una creencia popular que el jarabe de axolote cura a los tísicos y a los anémicos. Lo único cierto es que se trata de un anfibio muy especial, único en su género y lleno de contradicciones.

Enigma de los científicos

Ya lo describe el Códice Florentino: «Hay unos animalejos
 en el agua que se llaman axolotl, tienen pies y manos como lagartillos y tienen la cola como anguila y el cuerpo también. Tienen muy ancha la boca y barbas en el pescuezo: es muy buena de comer, es comida de los señores».

s5-ciencia-1

Así son los axolotes físicamente. Las mencionadas «barbas en el pescuezo» son branquias, pues el axolote es una neotenia, es decir, una especie que mantiene su estado juvenil o de larva durante toda su vida. Al negarse a sufrir una metamorfosis, el axolote crea una nueva especie. Se trata de algo que podría llamarse regresión evolutiva y es un misterio para los científicos.

Para los científicos, el axolote es, pues, un tabú, una aberración de la naturaleza: puede reproducirse en estado de larva.

A principios del siglo xix, el incansable viajero Alexander von Humboldt conoció los axolotes en su paso por México y los calificó de «reptiles problemáticos» por su terquedad de ir en contra de la evolución. Von Humboldt le llevó un par al naturalista francés Georges Cuvier, quien, en su clasificación del reino animal de 1807, se resignó a colocarlos dentro del género de los perennibranquios —es decir, los animales de branquias permanentes.

s5-ciencia-2

Se ha dicho que si un axolote terminara de evolucionar, se convertiría en una salamandra tigre. Este milagro ocurrió en 1865, cuando una nueva pareja de axolotes fue trasladada a Francia y estudiada por Auguste Duméril; estando en el Viejo Continente, las crías de esta pareja sí alcanzaron el esperado estado final de salamandras, un año después de su llegada. Hay que aclarar que la pareja original, la que había nacido y conocido las aguas mexicanas, se quedó en su estado de neotenia. Entonces, ¿qué les dio París a las crías?

Un «escándalo biológico»

El artista y naturalista mexicano José María Velasco leyó
 con atención los estudios de Duméril y, herido en su amor patriótico, dedicó doce años a observar axolotes para probar que también en México podían alcanzar la adultez. Según él, lo logró. En 1878 habló de una «nueva especie de Siredon» que sí evolucionaba. Por desgracia, Velasco se había equivocado 
de especie, estudiando otras larvas que sí lograban devenir en salamandras.

s5-ciencia-3

El escritor Primo Levi lo llama en un relato «escándalo biológico», pues la sociedad no ve con buenos ojos que dos seres de apariencia infantil —«Peter Panes del reino animal»—, tengan relaciones sexuales y produzcan descendencia. También, con respecto al parecido entre la vulva de la mujer 
y de la axolota, Cuvier explica que en realidad es el ano de todas las salamandras lo que se parece a una vulva femenina. Asimismo, el color rojizo de los excrementos del axolote hace creer que menstrúa.

s5-ciencia-4

Por último, hay que resaltar la extraordinaria capacidad de regeneración de los axolotes. Como las lagartijas, si pierden la cola o las patas, éstas vuelven a crecer, y se ha descubierto que todos sus miembros, incluso la cabeza, se pueden regenerar.
Actualmente, esta especie endémica se encuentra en peligro de extinción debido, principalmente, a la desecación de
 los lagos del Valle de México y a la introducción de nuevas especies acuáticas que devoran los huevecillos de axolote.

Video El ajolote desaparece:

Para conocer más sobre los axolotes, consulta Algarabía 90.

  • Eduardo Garcia

    ¿De quien es la imagen de la regenración de paata del ajolote?

  • Alejandro

    ¿De que autor es la ilustración donde se ve al axolote postrado en una roca?

    • Algarabía

      Esta Ilustración es de Gabriel Fernández Ledesma, 1944.

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE