Algarabia extra

El futuro de la astrología

La astrología se la pasa «metiendo la nariz» en el futuro de la gente, pero ¿acaso ella le ha cuestionado a las estrellas y a los astros sobre su propio porvenir? Probablemente no.

La astrología se la pasa «metiendo la nariz» en el futuro de la gente, pero ¿acaso ella le ha cuestionado a las estrellas y a los astros sobre su propio porvenir? Probablemente no. Por ello en Algarabía extra nos encargamos de preguntarle a la ciencia y esto es lo que nos respondió.

Los críticos

En la actualidad, la ciencia considera a la astrología una pseudociencia que carece de fundamentos para emitir sus predicciones a quienes se acercan a ella. Un caso célebre de esta oposición tuvo lugar en 1975, cuando la revista estadounidense Humanist publicó las «Objeciones a la astrología».1 Si desea leer el texto completo de las Objeciones a la astrología, consulte el siguiente sitio: http://www.psychicinvestigator.com/demo/AstroSkc2.htm

Se trataba de un manifiesto en contra de la astrología firmado por 186 destacados científicos —entre ellos, 18 ganadores del premio Nobel— que cuestionaba por qué cada vez más personas se acercan a la astrología y por qué insisten en preguntar a las estrellas sobre su futuro. Asimismo, renegaba de los astrólogos, a quienes tachaba de charlatanes, así como de sus horóscopos y cartas astrales que, a su parecer, sólo contribuían a fortalecer la irracionalidad y el oscurantismo.

El mediador

El psicólogo y estadístico francés Michel Gauquelin (1928-1991) descubrió que existía una configuración planetaria asociada a las profesiones destinadas para las personas que nacían bajo la influencia de determinados astros, y a partir de ella desarrolló una categorización:

Categorías de Gauquelin

Luna escritores, políticos
Venus escritores
Marte atletas, militares
Júpiter actores, militares, escritores
Saturno médicos, científicos

A partir de su análisis, Gauquelin obtuvo resultados estadísticamente significativos con un bajo margen de error, incluso para la ciencia experimental. A pesar de que su estudio no tenía fallas metodológicas, no fue aceptado gustosamente por los astrólogos. Además de que no contemplaba a los signos zodiacales, su nueva categorización planteaba la existencia de 18 casas —y no doce, como indica la tradición astrológica—. Gauquelin se había distanciado tanto de las bases de la astrología y de sus interpretaciones, que prefirió nombrar a esta nueva disciplina «neoastrología».

Los ofendidos

Debido a que los astrólogos se niegan a aceptar demostraciones rigurosas que validen sus prácticas, los científicos han podido refutar los principios de la astrología, pues no existen pruebas que ratifiquen su valor.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que el pensamiento simbólico de la astrología no se ajusta al racionalismo de la ciencia, por lo que su lucha no es un problema de pruebas, sino de sistemas de creencias con objetivos distintos. Con o sin la ayuda de la psicología, la estadística, las matemáticas y otras ciencias, el futuro de la astrología estará asegurado siempre que haya alguien que desee «leer» su porvenir en los astros.

La astrología fue la precursora de la psicología en la Antigüedad. Los aspectos simbólicos del zodiaco fueron retomados en la teoría de los arquetipos de Carl Gustav Jung.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE