The Chingonary: la versión en inglés de El Chingonario

Versión en inglés del best seller «El Chingonario»: diccionario sobre el uso del verbo chingar y todos sus derivados.
The Chingonary

If you are a foreigner and this is the first time you visit México, it’s very likely you hear expressions like «¡a la chingada!» or «a chingar a su madre». In the book The Chingonary, we explain what these terms mean. Here is a simple of them.

—Si eres extranjero y es la primera vez que visitas México, es probable que escuches frases como «¡a la chingada!» o «a chingar a su madre». En el libro The Chingonary te explicamos qué significan estas expresiones. Aquí una muestra de ellas.—

A chingar a su madre

/ah cheen-GUAR ah sue MADreh/
1. Locution used to halt somebody who has broken perceived limits, social or otherwise. 2. It is also used to quickly and bluntly dismiss somebody, similar to «Scream!» or «Piss off!». 3. Additionally, it can express command and encouragement for an acquaintance to perform their duty oro bey an order. As this is an offensive expression, it is only used in a joking tone or to add a sense of urgency to the command. It is customary to snap one’s finger for emphasis.

Example: A chingar a su madre that moron who’s booing, who don’t you come up and sing?!

— Expresión que decimos a quien ya nos ha colmado la paciencia para que, finalmente, nos deje en paz; o bien, cuando deseamos deshacernos de una persona con prontitud o para instruir a nuestros conocidos para que hagan lo propio. Para enfatizarla, puede acompañarse con un sonoro chasquido de dedos.—

¡A la chingada!

/ah lah cheen-GAH-dah/
Utterance expressing the conclusion of a senseless, annoying situation. It is commonly used when abandoning an activity. Similar to «To the hell with…».

Example: ¡A la chingada! I’m not paying the maintenance fee anymore. The whole building is falling apart!

—Frase muy común que usamos cuando le damos fin a algo, tiramos un objeto por inservible, cuando terminamos un trabajo a como dé lugar o cuando ya no queremos ver a una persona y la mandamos justo a la chingada.—

¡Con una chingada!

/cu-NOO-nah cheen-GAH-dah/
Expression of extreme disgust which is uttered forcefully or even yelled. It is used to complain about an intolerable situation which exceeds all limits and has happened recurrently as well.

Example: ¡Con una chingada! Hoy many times do I have to tell you not to put on my clothes?!

— Esta expresión debe sonar clara y contundente, y quien la pronuncia siempre lo hace de mal modo y la acompaña con un grito, como queriendo decir que ya se le acabó la paciencia, que no aguanta más, que está harto o que siempre reincide en lo mismo.—

Chingadazos

/cheen-gah-DAH-sauce/
Literally, it means «hits» or «punches». It can also mean «a brawl». A number of expressions are formed with this word, including: «entrarle a los / rifarse unos ~» —get into a brawl—, «poner / dar / acomodar unos ~» —punch some- body—, «hubo / se armaron los ~» —there was a brawl—. In Northern Mexico, chingazos is more commonly used.

Example: Shut up and eat your vegetables or I’ll give you a pair of chingadazos!

— Sustantivo que funciona como sinónimo de golpes, trancazos y madrazos. Se utiliza de la manera que mejor le acomode a cada quien, así que alguien puede «entrarle a los chingadazos», mientras otros prefieren pegarle unos chingazos a quien todavía no haya aprendido a darlos.

La forma chingazos se utiliza más comúnmente en el norte del país.—

Ganas de chingar

/GUN-as-deh-cheen-GUAR/
Fondness and apparent enjoyment in annoying, damaging or affecting others. Literally «urge to annoy». It is usually accompanied by these expressions: ésas son… —as in «that’s what I call an urge to annoy»—, and pero qué… —as in «what an urge to affect others».

Example: My brother has been calling me every fifteen minutes. That is what I call ganas de chingar!

—Esta expresión puede acompañarse con las siguientes locuciones: ésas son, tengo unas, qué, ah, pero qué, etcétera. Ésta es una frase que alude al deporte y gusto por chingar al otro. Cuando uno tiene ganas de chingar, simplemente quiere pasar un buen rato molestando al que está junto, a veces se pretende chingar con dolo y otras, sólo se hace por diversión.—

Texto tomado de The Chingonary, colección Jijos del Chingonario; Editorial Otras Inquisiciones: México, 2013.

Compartir en:

Twitter
Facebook
LinkedIn
Email

Deja tu comentario

Suscríbete al Newsletter de la revista Algarabía para estar al tanto de las noticias y opiniones, además de la radio, TV, el cine y la tienda.

Las más leídas en Algarabía

Scroll to Top