Los hermanos Almada
Genio y Figura Te recomendamos leer

Los hermanos Almada

Si todos somos hijos de Pedro Páramo y nietos de Sara García, también todos hemos sido sospechosos de los sheriffs más famosos de México:

Si todos somos hijos de Pedro Páramo y nietos de Sara García, también todos hemos sido sospechosos de los sheriffs más famosos de México: los hermanos Almada. La iconografía del México bronco, en el que los malos muy malos y los buenos muy buenos echan mano de una Magnum .44 para dirimir sus desacuerdos, mucho le debe a las películas que estelarizaron los delgados bigotes del dúo campirano. 

Fernando y Mario Almada habitan la misma región legendaria que «El Santo» o «Kalimán», aunque su relación con el bien y el mal sea más bien ambigua. Si el «Enmascarado de plata» acogió la justicia como su segunda piel, los hermanos Almada lo mismo interpretaban a unos bandidos inmorales, que a unos inflexibles vigilantes de la ley. Todo, justo es decirlo, con su inevitable sombrero. 

Mario Almada Otero, el más grande de ambos, nació el 7 de enero de 1922, en Huatabampo, Sonora; Fernando, el 26 de febrero de 1929, en la Ciudad de México. Si bien ambos son referentes del cine mexicano, Mario es quizá la cara más conocida en el difícil negocio de los balazos y la serena hombría. Paradójicamente, fue Fernando quien comenzó primero en el cine, en la película El correo del norte (1963); su hermano lo haría dos años después, en Los jinetes de la bruja (1965). 

Ambos hermanos no sólo interpretaron numerosos papeles en películas, también escribieron guiones y fueron productores, de hecho, la labor de Fernando se orientó decididamente hacia este rubro. Buena parte de las películas protagonizadas por los hermanos, o por alguno de ellos, siguió un esquema similar: además de actuar, también se involucraban en el guión o en la producción.

Así, Mario fue destacando en su labor cinematográfica; su rostro cincelado en piedra lo hacía único para los papeles que interpretaba. Fue hasta 1968, con el filme Todo por nada, que Mario obtuvo popularidad y prestigio; su actuación, por ejemplo, le valió una Diosa de Plata en el rubro Revelación del año. El western mexicano entraba en sus años dorados, y a caballo lo hacían Mario y Fernando. 

Ambos hermanos grabaron películas como balas percutidas terminaban en la arena de sus desérticas locaciones. Mario lo haría en dimensiones industriales: realizó más de 350 filmes, lo que le valió poseer el Récord Guinnes, por encima de personalidades como John Wayne o Chuck Norris, su disminuido alter ego estadounidense; Fernando, en tanto, grabó la friolera de 150 películas —algunas más que su par británico, Anthony Hopkins, con 127. 

Mario Almada murió el 4 de octubre del 2016, en Cuernavaca, Morelos, lejos del desierto y las balas. No alcanzó a estrenar su última película, El ocaso del cazador, basada en una historia real. En ésta también llevaba sombrero.  

Revista del mes

Buscador de Podcasts

Origen de los días de la semana

Visita Algarabía niños

¡Curiosidades!

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar

Crea y personaliza