Isabel de Francia, una loba muy hambrienta

¡Amorcillos míos! Ni se imaginan la calidad del chisme que les traigo hoy.