Instrumentos de placer

Bien lo dijo Tchaikovski: «Si no fuera por la música, habría más razones para volverse loco».