La ambladura y la diagonal

Hacen falta poco más que dos ojos para explicar las particularidades de lo que se ve todos los días… como el simple caminar de las vacas.