PALABROTAS
Palabrafilia Te recomendamos leer

PALABROTAS

Palabras que nos ayudan a describir aquéllo que nos ha puesto los pelos de punta más de una vez.

A quién no le ha pasado que en una noche silenciosa, cuando uno se encuentra solo en casa y todo parece tranquilo, de pronto se escucha un ruido, de esos que erizan la piel y, a punto de emitir un grito ahogado, descubrimos que fue la mascota que tiró algo en la cocina o que la respiración de ultratumba provino del televisor. Por ello, ahora presentamos algunas palabras que nos ayudan a describir aquéllo que nos ha puesto los «pelos de punta» más de una vez.

Espeluznante

Este adjetivo deriva del verbo «espeluznar», que a su vez, proviene de la partícula latina ex, ‘hacia fuera’; el sustantivo pilus, ‘pelo’, y el verbo lacerare, ‘hacer sufrir’; está relacionado con la sensación experimentada cuando algo nos genera tanto miedo, ansiedad y escalofríos que sólo deseamos gritar, correr o huir. Según el DLE, se refiere, además, a algo
que causa horror.

—Estaba sola en casa cuando oí una carcajada espeluznante que provenía de la otra habitación.

Hirsuto

Viene del latín hirsūtus, que significa ‘áspero, erizado, tosco, espinudo’ y se emplea para describir el pelo áspero y duro o algo que tiene «los pelos de punta», como púas. También se usa para nombrar un trastorno del organismo que se caracteriza por producir vello recio en zonas de la piel que, por lo regular, son lampiñas: hirsutismo.

—En la Antigüedad, a quienes padecían hirsutismo los acusaban de ser hombres lobo.

Horripilante

Está formada por las raíces latinas horrere, ‘pavor, estremecerse o tener apariencia áspera’ y pilus, ‘pelos’. Según el diccionario etimológico de Corominas, proviene del latín tardío horripilare, ‘hacer erizar los cabellos’. Hasta nuestros días su significado no se ha modificado drásticamente, por lo que seguimos usándolo para describir «algo horrible que causa espanto», algo tan temible que nos atemoriza desde el pelo hasta los huesos.

—Iba caminando y, al voltear, había una larga figura negra que mostraba su horripilante sonrisa.

Peliagudo

Término compuesto por el sustantivo «pelo» y el adjetivo «agudo». Fue registrado por primera vez en 1611 en el Tesoro de la lengua castellana o española y remite a un animal con pelo largo y delgado, como el cabrito. Al pasar los siglos su significado fue modificándose y ahora se emplea para denominar una tarea muy difícil o complicada de resolver. También se usa para calificar a una persona mañosa.

—Y, de pronto, nos encontramos ante el peliagudo dilema de: «¿las quesadillas van con o sin queso?»

Repelús

Este «temor indefinido o repugnancia que produce escalofrío», deriva del latín pilāre, que significa ‘sacar el pelo’, luego adquirió el sentido de ‘sacar la piel, desollar’. De ahí también surgió el término repeluzno, que es un «escalofrío leve y pasajero».

—Entré a Facebook y ver tantas fakenews me dio repelús.

Buscador de Podcasts

Felinos

Revista del mes

Visita Algarabía niños

Crea y personaliza

¡Curiosidades!

Suscríbete a algarabía niños

Visita Algarabía para recordar


¡Conviértete en un Algarabiadicto! Suscríbete a nuestro newsletter y recibe información exclusiva.